Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

HABLE CON SUS ALUMNOS SOBRE EL ALCOHOL

Publicado por daniel 07/02/2008 15:22 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Problemas sobre la relación profesor-alumno en el salón de clases

Beatriz Alamnza Huesca

MÉXICO

Una de las prioridades del Colegio, es el aprendizaje de los alumnos, y para que éste se dé de manera óptima, es necesario que los dos actores del proceso, estén en sintonía para que pueda fluir el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Es por ello que la relación entre el profesor y el alumno en el salón de clases, es una de la prioridades a las cuales hay que poner mayor atención, ya que es en este espacio en donde se produce el conocimiento y se gestan los procedimientos que le servirán a los alumnos para su posterior aplicación a lo largo de su vida.

 

Escribo esta ponencia, a partir de lo que he observado como funcionaria del área histórico social así como mi participación dentro del programa de tutores del plantel Azcapotzalco, lo que me ha permitido detectar algunas de las problemáticas más recurrentes en la relación maestro-alumno.

 

Para ello, es necesario contextualizar de manera social e histórica, la realidad que impera a nivel nacional, y que se refleja en los comportamientos de ambos actores en el salón de clase.

 

Uno de los elementos al que debemos poner atención es el tipo de alumno, que ingresa a nuestras aulas y, éste es un adolescente, que está rompiendo muchos esquemas tanto familiares como institucionales, así como un joven que está descubriendo una realidad que muchas veces considera agresiva para él mismo, a lo que viene a conjuntarse el que se encuentre con un ámbito que muchas veces le parece hostil y otras que no responde a sus expectativas de educación y vida proyectadas.

 

Por otro lado, tenemos a un profesor que se está enfrentando a una serie de problemáticas que engloba la crisis económica, de empleo y social que se vive en el mundo y en el país, y que tiene que enfrentarse a tener que liderar con grupos numerosos formados por alumnos apáticos, acríticos, sin la menor motivación para el estudio. Esta es la realidad en la cual se mueven nuestros dos actores del proceso educativo en el Colegio.

 

Es claro que hay otros factores que están influyendo en dicha perspectiva, sin embargo, para fines de esta ponencia, sólo pretendo desarrollar algunas de las causas y consecuencias que se están perfilando de esta relación, y que cada vez vemos más reflejada en el crecimiento de la violencia en nuestra institución.

 

Características:

De parte de los alumnos, podemos esbozar brevemente algunas de estas características:

 

a) Presentan una actitud apática y acrítica ante el aprendizaje, porque viven una situación de desesperanza ante el futuro.

 

b) Deficiente preparación académica.

 

c) Conflictos familiares o sociales que repercuten en su aprendizaje.

 

d) Constante competencia entre los jóvenes, lo que les crea la angustia por triunfar, y por lo tanto incrementa sus frustraciones.

 

Esto se traduce finalmente en un involucramiento con los grupos de violencia, los cuales, los inducen a cometer toda una serie de atropellos que van desde las ofensas verbales, destrucción de inmobiliario universitario, inasistencia a sus clases, incumpliendo con su labor académica, hasta la delincuencia.

 

Lo que tendremos que cuestionar, también, es hasta qué punto, la institución escolar pública está viviendo una crisis tanto en sus modos de enseñanza como en los contenidos de la misma, caracterizada por el fomento al individualismo, incapaz de reconocer a la otredad, y en donde el autoritarismo es el común denominador de las relaciones establecidas en ella.

 

Por parte de los profesores, en términos generales, diremos lo siguiente:

a) Falta una cultura de la planeación en nuestras clases, hay una docencia caótica y sin coherencia y que impide que nuestros alumnos logren los aprendizajes esperados.

 

b) No existe la responsabilidad de los docentes, para cumplir con sus horas de clase, puntualidad y trabajo efectivo en el aula.

 

c) Las relaciones que establecen con los alumnos, se basan principalmente en el autoritarismo y en la represión que ejercen sobre ellos.

 

Es claro que los profesores requieren de la toma de conciencia, sobre la responsabilidad que implica el educar a un adolescente, los cual requiere vocación para la docencia y para el trato con adolescentes, ya que el estudiante actual reafirma su derecho a tener una palabra, a recibir una orientación clara y a contar con una autoridad basada en la presencia sólida y afectuosa, esto es un profesor comprometido con su labor, para que los jóvenes se identifiquen con estas figuras y puedan alimentarse de los valores y actitudes ante la vida, que el profesor manifiesta día con día.

 

Es claro, que una imagen confusa, mal delineada o compleja, que evoca fragilidad y duda, resulta traumática e hiriente por sí misma, lo que provoca que nuestros alumnos se formen una idea equivocada de lo que es un profesor.

 

 

Propuestas de solución.

La mayor parte de la solución, radica en los profesores y en la institución, partiendo que somos los adultos, los que a través de nuestra experiencia, podemos construir y replantear salidas a la problemática tan grande que se vive en nuestra comunidad: La violencia.

 

Debemos crear una escuela, acorde con las necesidades actuales, y que responda a las expectativas de los jóvenes, esto implica una labor de conciencia a fin de interesar en temáticas de nuestros programas acordes con lo que viven.

 

Esto implica un compromiso muy fuerte por parte de los profesores, y la pregunta ¿quiénes están realmente interesados en construir esto?, ¿quiénes están dispuestos a dejar la apatía y la falta de compromiso para llevar a cabo esto?.

 

Por otro lado, es claro que, nuestro Colegio, vivirá en los próximos años, un cambio de generación de los profesores, y el especial cuidado que están teniendo actualmente las instancias encargadas de contratar a los nuevos maestros, están resaltando la necesidad de atraer a aquellos profesores que tengan una especial vocación para la docencia. Esto es sano, pero aunado a esto, la institución deberá crear aquellas condiciones que permitan a los profesores contratados, principalmente acceder a mejores condiciones de empleo, para que el compromiso sea mutuo.

 

Por lo pronto sólo esbozo algunas de las acciones necesarias para llevar a cabo estas mejores condiciones:

 

A) Un programa actualizado y reformado de formación docente a nivel disciplinario y didáctico.

 

B) Ofertar horarios compactados a fin de no desgastar a los profesores en cuanto a sus tiempos.

 

C) Apertura de plazas de carrera, en función de las jubilaciones o retiros voluntarios de los profesores.

 

D) Un programa de estímulos, que premien efectivamente la docencia y el compromiso en el aprendizaje de los alumnos.

 

Por falta de tiempo, sólo son algunas ideas, que esbozo, sin embargo, si efectivamente se llevan a cabo acciones que tengan como finalidad resolver lo anterior, estaremos ya en el camino para resolver esta problemática.

 

FUENTE:
Universidad Nacional Autónoma de México / Comisión Especial para el Congreso Universitario / Seminarios de Diagnostico Locales / 533

http://www.cecu.unam.mx/ponsemloc/ponencias/533.html

 

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.