Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

Y TÚ… ¿HABLAS SOBRE EL ALCOHOL EN TU CASA O EN LA ESCUELA?

Publicado por fisac 27/07/2011 18:14 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Consumo de Cigarrillos y Alcohol en Niños en Edad Preescolar para Representar la Conducta de los Adultos (Use of Cigarettes and Alcohol by Preschoolers while Role-Playing as Adults)

ESTADOS UNIDOS

La mayoría de los estudios sobre prevención de tabaquismo y alcoholismo durante los primeros años de la vida se realizan sobre los adolescentes, edad en que con mayor frecuencia se inicia el consumo. A pesar de los esfuerzos creativos y los sustanciales recursos invertidos, estos programas sólo han tenido éxito limitado, quizá porque las actitudes y expectativas que en definitiva llevan al consumo de tabaco y alcohol, en general se presentan antes de la adolescencia. La exposición temprana a través del núcleo familiar, los eventos comunitarios y sociales y los medios de comunicación tendrían influencia sobre las percepciones de los niños respecto de estas sustancias adictivas, mucho antes de iniciarse en su consumo.

Lamentablemente no existen muchos estudios que analicen las percepciones y la recepción infantiles respecto del tabaco y el alcohol. En parte, esto se debería al desafío metodológico que representa el estudio de los niños de corta edad. Las actitudes de los niños son difíciles de evaluar porque no pueden leer y escribir, muestran limitadas aptitudes lingüísticas y son fácilmente influenciables por la forma en que se formulan las preguntas. En este estudio, los autores presentan un método de evaluación de las actitudes, expectativas y percepciones de los preescolares respecto del tabaco y el alcohol. En especial, se enfatizó en evaluar las percepciones infantiles sobre la utilidad social de estas sustancias y en determinar el grado hasta el cual estas percepciones se asocian con la conducta de los padres y la exposición mediática. Para ello se creó un escenario de representaciones y se realizaron observaciones estructuradas de la conducta lúdica de los niños. También se analizó la actitud de los padres respecto del tabaco y el alcohol, y la exposición de los niños a material fílmico prohibido para menores.

Métodos

El estudio se llevó a cabo en un laboratorio del Department of Psychological and Brain Sience, Dartmouth College. El escenario, diseñado para niños de entre 3 y 6 años, incluyó un almacén de comestibles y un ambiente de reuniones para adultos. Para los niños de 2 años, se empleó una versión adaptada. En la representación, cada niño participó en forma individual, guiado por un investigador. En forma encubierta, los padres fueron espectadores de la representación de sus hijos y pudieron observarlos, aunque no escuchar lo que decían o "compraban" en el almacén.

La utilería del escenario incluyó un almacén con productos en miniatura, a cargo de una muñeca de marca registrada, popular entre los niños; una cocina, una sala de estar, un auto y 4 muñecos con la conformación de adultos: 2 masculinos y 2 femeninos. El almacén fue provisto con 73 productos diferentes; entre muchos otros, se incluyeron bebidas sin alcohol, cerveza, vino y cigarrillos.

A cada niño de entre 3 y 6 años se le solicitó que eligiera 2 muñecos; uno de ellos lo representaría a sí mismo y el otro, a un amigo invitado a casa para mirar una película y comer algo. Ya en el escenario de la sala de estar, y por medio de los muñecos, el investigador sugeriría al niño que, dado que no había nada para comer, fuera al almacén y trajera "algunas cosas". Allí, el niño podría llenar el carrito con todo lo que quisiera. De vuelta en el "hogar", el niño podría jugar con todos los productos obtenidos en el "almacén". La metodología fue especialmente adaptada para los niños de 2 años.

Los investigadores se aseguraron de que el niño supiera realmente "qué compraba". Se registraron los productos seleccionados, la identificación y los comentarios sobre los mismos. En casos en que, por ejemplo, el niño no fue capaz de identificar los cigarrillos o las bebidas alcohólicas, el investigador lo informó y le preguntó si aún deseaba "comprar" ese producto. Los niños fueron identificados como "compradores" sólo si habían identificado el producto en forma correcta o si aún deseaban comprarlo luego de enterarse de lo que era.

Cuestionario a los padres. Para analizar el consumo paterno de alcohol y tabaco, la exposición de los niños al material fílmico y las características demográficas de la muestra se empleó un autocuestionario. Los padres lo completaron mientras sus hijos llevaban a cabo la representación. Se estableció si uno o los dos padres eran fumadores, al menos ocasionales. En forma similar, se determinó si uno o ambos padres consumían bebidas alcohólicas, con frecuencia mensual menor, igual o mayor. También se estableció la frecuencia con la cual los niños se encontraban expuestos a material fílmico prohibido para menores.

Muestra. Los participantes fueron convocados en los consultorios pediátricos ambulatorios del Dartmouth-Hitchcock Medical Center, los supermercados locales y las guarderías de Lebanon, New Hampshire. A los participantes potenciales se les informó que era un estudio sobre las actitudes infantiles hacia algunos productos populares y las conductas sociales de los adultos. Participaron 120 niños de entre 2 y 6 años.

Análisis de los datos. En principio, se estableció si los niños "compraban" cigarrillos y alcohol o no y la significación estadística de estos datos. La mayoría de los comentarios de los niños mientras jugaban o "compraban" fueron espontáneos; en caso de que hubieran sido en respuesta a una pregunta del investigador, se lo consignó.

Resultados

En el almacén, los niños de entre 2 y 6 años compraron un promedio de 17 sobre los 73 productos en oferta. En general, los niños mostraron discernimiento en su elección. Seleccionaron los productos más populares entre los niños y los que en general eligen los adultos en el almacén.

El 28.3% de los niños "compró" cigarrillos; el 22.1% de estos eligió más de una marca. El 61.7% "compró" alcohol; entre ellos, el 58.1% identificó el tipo de bebida y el 35.1% "compró" cerveza y vino. El 24.1% del total de los niños "compró" tabaco y alcohol. En principio, la elección del tabaco por parte de los niños mostró una relación inversa con la edad y educación de los padres, y una relación directa con su hábito tabáquico. No obstante, luego del ajuste de algunas variables, se advirtió que sólo este último y la mayor edad de los niños fueron factores de predicción significativos de más "compra" de tabaco. En el caso del alcohol, su "compra" se relacionó en forma significativa con el hábito paterno, tanto en los modelos sin ajuste como en los ajustados. Asimismo, se demostró que los niños eran más propensos a "comprar" alcohol si estaban más expuestos a material fílmico prohibido para menores.

Una vez que los niños de entre 3 y 6 años regresaron al "hogar", se les permitió que jugaran con los objetos seleccionados. Se comprobó que el 71% de los que habían "comprado" cigarrillos y el 72% de los que habían "comprado" alcohol jugaban con estos artículos. Los niños fueron más proclives a jugar con cigarrillos si sus padres eran fumadores, tendencias que no se verificaron en el caso del alcohol. Mientras "compraban" y jugaban, los niños expresaron actitudes positivas y negativas respecto del tabaco y del alcohol. El comportamiento de los niños durante su representación sugiere sus conocimientos sobre el uso del alcohol y el tabaco, y sus expectativas bien establecidas sobre la adecuación de estas sustancias a los distintos ámbitos sociales.

Comentario

Mediante este estudio, los autores son los primeros en demostrar que los niños preescolares cuentan con un conocimiento pleno sobre el papel del tabaco y el alcohol en la vida social de los adultos. Exhibieron conocimientos sobre ambos pero, además, su conducta indicó que para ellos estas sustancias se asocian con el modo de socialización de los adultos. Los expertos postulan que esta composición de lugar temprana, que asocia el tabaco y el alcohol con determinados ámbitos sociales, puede llevar luego a los niños al consumo de las sustancias, dado que ellos se desempeñarán en ámbitos similares.

Según los autores, los niños fueron más proclives a "comprar" alcohol y cigarrillos si sus padres los consumían. Muchos más niños "compraron" alcohol, lo que quizá refleja la mayor prevalencia de su consumo. Asimismo, los niños fueron más proclives a "comprar" alcohol si estaban expuestos a material fílmico prohibido para menores, que sugiere una asociación entre el entretenimiento mediático y el consumo de alcohol. Por el contrario, aunque algunos estudios previos relacionaron el material fílmico con una tendencia tabaquista en los adolescentes, los resultados presentes no avalan tal asociación.

Algunos adultos consideran que los niños de tan corta edad ni siquiera piensan en el tabaco y el alcohol; no obstante, estos hallazgos indican que, ya en la edad preescolar, los niños comienzan a desarrollar conductas específicas respecto de los mismos. La observación de la conducta adulta, en especial la de los padres, puede influir sobre sus conceptos sobre estas sustancias y, eventualmente, llevarlos al consumo; los procesos de "iniciación" comienzan a los 3 años. Por lo tanto, concluyen los expertos, las conductas preventivas entre los niños deberían comenzar a una corta edad y dirigirse también a los padres.

 

FUENTE:      Dalton MA, Bernhardt AM, Gibson JJ y colaboradores/ Archives of  Pediatrics & Adolescent Medicine

http://archpedi.amassn.org/cgi/reprint/159/9/854?maxtoshow=&hits=10&RESULTFORMAT=&fulltext=USE+OF+CIGARETTES+AND+ALCOHOL&searchid=1&FIRSTINDEX=0&resourcetype=HWCIT


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:

Calendario de
Artículos Publicados




 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.