Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CONSEJOS DE FAMILIA

Publicado por daniel 07/04/2011 17:49 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

La Unión Familiar: Una Reflexión

En la vida hay momentos en los que, al voltear la mirada, te encuentras de frente con una realidad que no te abandona: tu familia.

 Al momento de nacer, tenemos la dicha (la mayoría de las veces) de hacerlo dentro de un núcleo formado por el amor y el respeto que los padres edificaron, es decir, en un lugar seguro dónde crecer mientras vamos adquiriendo una personalidad, criterio y madurez para enfrentar al mundo.

Es ahí donde a través de la convivencia diaria, la formación y práctica de valores, así como del intercambio de experiencias con nuestros padres y hermanos (as) así como con nuestros abuelos, tíos y primos, donde se desarrolla y fomenta la unión familiar, que no es fácil de construir ni mantener porque requiere disposición, esfuerzo y paciencia diaria que no todos estamos dispuestos a ofrecer.

Por otro lado, analizando un poco más, podemos ver que la tolerancia, el respeto y los valores, aunados a lo anterior, representan los clavos fundamentales para lograr la cohesión entre personas con distintas capacidades, cualidades y formas de pensamiento, pero el amor, que se traduce en el querer y aceptar a los miembros de la familia como son, con sus defectos y virtudes, es en realidad la base sobre la cual se edifica todo, un compromiso de vida.

Así, mientras vas creciendo, aprendiendo y fortaleciendo estos lazos, -comparable al hecho de regar, abonar y cuidar una rosa-, pierdes miedos absurdos que no te dejan avanzar para conseguir tus metas, te sientes respaldado y apoyado a cada paso que das. Los problemas, las tristezas, los errores, los tropiezos, siguen estando ahí, como las piedras necesarias para poder avanzar y evolucionar, pero sabes que sea cuál sea el obstáculo, tu familia siempre te apoyará y te ayudará a encontrar una nueva visión para solucionarlo.

Fomentar, cuidar y cultivar los lazos familiares no es una tarea fácil ante la realidad que nos domina; los medios de comunicación en sus distintas formas suelen confundirnos ante la libertad y el libertinaje, ante ideales fugaces y duraderos, y no todos podemos comprender la importancia de respetar y tolerar a los miembros de la familia, pero creo que si realmente reflexionamos en ello, podemos hacer que las generaciones venideras, sigan creyendo, fomentando y viviendo la importancia de pertenecer a una familia unida.

Al momento de nacer, tenemos la dicha (la mayoría de las veces) de hacerlo dentro de un núcleo formado por el amor y el respeto que los padres edificaron, es decir, en un lugar seguro dónde crecer mientras vamos adquiriendo una personalidad, criterio y madurez para enfrentar al mundo.

Es ahí donde a través de la convivencia diaria, la formación y práctica de valores, así como del intercambio de experiencias con nuestros padres y hermanos (as) así como con nuestros abuelos, tíos y primos, donde se desarrolla y fomenta la unión familiar, que no es fácil de construir ni mantener porque requiere disposición, esfuerzo y paciencia diaria que no todos estamos dispuestos a ofrecer.

Por otro lado, analizando un poco más, podemos ver que la tolerancia, el respeto y los valores, aunados a lo anterior, representan los clavos fundamentales para lograr la cohesión entre personas con distintas capacidades, cualidades y formas de pensamiento, pero el amor, que se traduce en el querer y aceptar a los miembros de la familia como son, con sus defectos y virtudes, es en realidad la base sobre la cual se edifica todo, un compromiso de vida.

Así, mientras vas creciendo, aprendiendo y fortaleciendo estos lazos, -comparable al hecho de regar, abonar y cuidar una rosa-, pierdes miedos absurdos que no te dejan avanzar para conseguir tus metas, te sientes respaldado y apoyado a cada paso que das. Los problemas, las tristezas, los errores, los tropiezos, siguen estando ahí, como las piedras necesarias para poder avanzar y evolucionar, pero sabes que sea cuál sea el obstáculo, tu familia siempre te apoyará y te ayudará a encontrar una nueva visión para solucionarlo.

Fomentar, cuidar y cultivar los lazos familiares no es una tarea fácil ante la realidad que nos domina; los medios de comunicación en sus distintas formas suelen confundirnos ante la libertad y el libertinaje, ante ideales fugaces y duraderos, y no todos podemos comprender la importancia de respetar y tolerar a los miembros de la familia, pero creo que si realmente reflexionamos en ello, podemos hacer que las generaciones venideras, sigan creyendo, fomentando y viviendo la importancia de pertenecer a una familia unida.

FUENTE:      Vida familiar

http://vidafamiliar.blogcindario.com


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.