Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 07/10/2010 00:09 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Los padres: Educar para prevenir que sus hijos adolescentes consuman drogas y alcohol.

Decía Pitágoras que "Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida". Es una definición exacta de aquello que debe forjarnos como seres humanos, la educación desde pequeños. De la misma forma que es Prevenir e informar a cerca de la peligrosidad de las drogas y alcohol cuando hay oportunidad, y no sólo en las escuelas sino en casa también.

 

La tarea de educar adolescentes y mostrarles los peligros del uso y abuso de sustancias psicoactivas no es una tarea fácil, pero el esfuerzo y la paciencia tanto de los educadores como de los padres deberían evitar que se fracase en la lucha contra el estigma de las adicciones.

 

¿Qué tiene de especial la adolescencia?

En la adolescencia crece el deseo de independencia respecto a la familia. En algunas ocasiones se recurre a la indisciplina o la rebeldía como formas de llamar la atención; No se puede olvidar nunca que el adolescente se está construyendo sobre la base de la oposición a los adultos. Las drogas entonces pueden cumplir una función de enfrentamiento al sistema o también pueden ser el principio de iniciación y transición al mundo adulto. Para integrarse en el mundo juvenil el adolescente utiliza el lenguaje, la ropa o el consumo de drogas como carácter diferenciador.

 

En ese momento el adolescente vive momentos de conflictos, está desorientado y desconoce el alcance de su comportamiento ya que está más preocupado por: conquistar la madurez, perseguir la independencia de su familia y conseguir su propia moral, tratando de establecer una identidad sexual.

 

¿Cómo pueden afrontar los padres  esta etapa e impedir que sus hijos adolescentes consuman sustancias adictivas?

Hay que insistir en la importancia de ayudar a los hijos a hacer que sean responsables  y sepan las consecuencias del posible consumo. Se les deben dar armas para rechazar. El refrán "Más vale prevenir que curar" guarda un significado que merece la pena destacar en este tipo de situaciones, aunque existe una predisposición o vulnerabilidad genética para contraer la enfermedad de una adicción, qué duda cabe, que podemos ayudar a nuestros jóvenes potenciando lo que llamamos factores de protección, es decir que les protegen de contraer la enfermedad de la adicción, así como una buena información de todos los riesgos que contrae el consumir drogas, y que parece que todos piensan a mí no  me va a pasar que me haga dependiente o adicto a las drogas. "Todo el que consume corre un riesgo", y es importante no olvidar esto.

 

Los  8 consejos que a continuación se detallan podrán ser beneficiosos en la comunicación entre padres y adolescentes:

1.- Ser sinceros en todas las conversaciones relacionadas con la droga. La confianza entre padres e hijos debe ser la pieza fundamental. Se puede utilizar la experiencia de un familiar o amigo o llevarlo a alguna charla en la que se cuente al adolescente las consecuencias negativas que hayan tenido en su pasado por consumo de dichas sustancias y lo que la adicción puede traerles como consecuencia o los daños que esos consumos ya están haciendo en su organismo.

2.- Si el familiar o padre se convierte en su aliado, podrá contar con ellos  si necesita que se le saque de alguna situación conflictiva o fiestas en la que participe y se encuentre fuera de control, así podemos ponerlo en tratamiento antes, si contamos con la información de que ya tiene problemas con el consumo y hasta se le facilita el que pueda pedir ayuda sin miedo.

3.- Tener contacto con los amigos de los hijos o familiares adolescentes, es una manera de seguirles la pista, para saber si  está atravesando una mala época, rebelde o poco comunicativa, y poder ayudarle sin que se sienta un incomprendido y empiece a utilizar las drogas para evadirse de esa situación, en vez de ayudarle a que afronte los problemas y las situaciones difíciles, con la ayuda de sus familiares.

4.- La comunicación es vital incluso cuando no estén  juntos adolescentes-familiares o padres. Es aconsejable mantener activos a los adolescentes con actividades lúdicas (música, deporte o aficiones en las que pueda sentirse cómodo para él/ella) y es bueno compartirlas con ellos, un día en el campo, piragüismo, montar en bicicleta,...y siempre intentando acordar las actividades con ellos, los padres intentando adaptarse un poco a los gustos de ellos, al principio y luego poco a poco negociando, creando por ello, unos mayores lazos de comunicación sana.

5.-Hablar sobre las drogas y el alcohol con ellos es bueno, aprovechando programas de Televisión o reportajes. (un ejemplo sería el programa Hermano Mayor o Generación Ni-Ni)  También visitando la web y navegando por la red, la experiencia de Pedro García Aguado www.pedrogarciaaguado.net y el libro "dejarlo es posible", recomendarles que lo lean.

6.- Crear un ambiente sano "no a las drogas /alcohol" en casa ayudará al adolescente a conocer las normas familiares. No minimizar el consumo de alcohol como "una copita o una cervecita es buena para el corazón", tiene sus riesgos el consumo de alcohol.

7.- Hacerle saber que si en el entorno del adolescente hay amigos con problemas de alcohol o drogas es el momento de buscar nuevas amistades que le proporcionen buenos ejemplos.

8.- Supervisar no significa  investigarles, debe ser sinónimo de confiar y permitir cierta libertad de salidas a fiestas y compromisos con sus amigos, pero con responsabilidad. Los adolescentes tienen derecho a su propia intimidad, el diálogo debe formar parte de la dinámica familiar.

 

El centro Andasol contempla la terapia familiar de grupo como pieza clave en la recuperación de aquellos adolescentes que a pesar de haber recibido toda la información sobre el uso y consumo de estupefacientes  y alcohol han perdido el control sobre su consumo y necesitan de ayuda terapéutica para salir de las drogas, con la inestimable y necesaria ayuda familiar (padres, parejas, amigos..) la consecución de una mejora a largo plazo estará garantizada si todas las partes ayudan, la Directora de Andasol Olga M García Cano, recomienda seguir todos estos consejos y hace referencia a la importancia también de enseñarles a los adolescentes que hay límites, que los padres no son colegas sino padres y ponen las normas, sin olvidar la negociación con ellos en determinadas ocasiones y ayudarles a que aprendan que han de aceptar las frustraciones como algo esencial en el crecimiento y la maduración personal, que las personas no somos perfectas y que cometemos errores, y no pasa nada, lo importante es aprender de ellos y no volver a cometerlos más.

 

En Andasol, centro terapéutico y de crecimiento emocional, se organizan charlas para familiares y adolescentes, con experiencias de personas que han superado la enfermedad (siempre que se pueda) y para explicar por qué no todos los que coquetean con las drogas son adictos y cuáles son los síntomas de la enfermedad, cómo prevenirla y sobre todo, cómo  se superar la dependencia a las drogas para que vuelvan a ser felices y lleven una vida sana y normal, sin depender de las drogas.

 

FUENTE:
ANDASOL, Centro Terapéutico y de Crecimiento emocional

http://andasol.wordpress.com/2010/08/09/los-padres-a-examen-educar-para-prevenir-que-sus-hijos-adolescentes-consuman-drogas-o-alcohol/

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.