Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 22/04/2010 04:09 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

La familia: Convivencia y comunicación

Para que exista una buena convivencia debe haber una buena comunicación.

 

En la comunicación existen dos elementos imprescindibles: el emisor y el receptor. Si uno de los dos no quiere comunicarse por mucho que se empeñe el otro la comunicación es nula.

 

La vida familiar para que sea plena y satisfactoria requiere una buena convivencia y por consiguiente una buena comunicación entre sus integrantes.

 

A la vida familiar hay que cuidarla a base de detalles, a base de cosas pequeñas.

 

En efecto, la vida de una familia es un compendio de muchos detalles. El éxito de una buena convivencia lo podemos encontrar en vivir bien esos pequeños detalles que la vida nos aporta cada día.

 

Las relaciones en la familia deben crecer con el paso del tiempo. Si en lugar de crecer se deterioran quiere decir que esos pequeños detalles de cada día no existen.

 

Esto no siempre es fácil porque las personas que integran una familia tienen diferentes formas de ver la vida y diferentes formas de comportarse ante ella.

 

A veces ocurre que estas diferentes formas de afrontar la vida son completamente opuestas. Ocurre que muchas familias viven cara a la galería, cara a los demás en lugar de vivir cara adentro, cara a sus miembros y esto es una forma falsa y errónea de afrontar la vida.

 

La convivencia dentro de una familia no se compone sólo de reuniones para celebrar, acontecimientos especiales como pueden ser: festividades, cumpleaños...etc., (en definitiva reunirse para comer)

 

La convivencia dentro de una familia es otra cosa. La buena convivencia es ese golpe de ánimo en la espalda, escuchar cuando el otro plantea un problema, ayudar sin escatimar esfuerzos y sin contraprestaciones, ser generoso, no dar más importancia a tus problemas que a los del otro y en definitiva amar de verdad.

 

El político francés Clemenceau decía: "Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo".

 

La familia como núcleo de la sociedad, aunque no se lo proponga, crea un ambiente (de amor o de despego y egoísmo, de rigidez o de ternura, de orden o de anarquía, de trabajo o de vagancia, de ostentación o apariencias o de sencillez, de hipocresía o autenticidad, etc.) que influye en todos sus miembros y que luego transmite a la Sociedad.

 

FUENTE:
 Blog de WordPress.com.

http://ptobal.wordpress.com/2007/01/16/la-familia-convivencia-y-comunicacion/

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.