Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 11/03/2010 00:31 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

¿Cómo lidiar con un hijo rebelde?

María Rosa Rivero,

Comunicación por sobre todo

"Mi hijo de 10 años  cada vez es más agresivo", "No sé qué hacer con mi hijo adolescente". Estas y muchas otras quejas y lamentos se escuchan de padres que no saben  cómo educar a sus hijos, chicos que viven con una rebeldía que rechaza toda autoridad y deja a padres y docentes sin saber qué hacer.

 

¿Rebelde o consentido?

Se debe saber que tener un hijo difícil, rebelde, desobediente, a veces violento, que no admite límites, no es un problema sin solución. Si contesta mal, miente, grita, da portazos, a veces ha robado, esto no significa que será un ladrón o un violento  para siempre. Pero sí se debe considerar que es un hijo con problemas, que no se siente bien, que no se siente comprendido, que no se cree valioso y que no puede valorar el amor de su familia.

 

Con frecuencia se supone que se hace lo mejor y no siempre es así. Los padres y docentes se esfuerzan pero consultan a especialistas cuando el problema ya es grave  y cuando comienza insisten en métodos sin resultado: gritan, golpean y cada vez las cosas se ponen peor.

 

Pero ¿por qué nos desobedecen? ¿Por qué es tan difícil que entiendan lo que es bueno para ellos? ¿Qué podemos hacer para evitar que hagan lo que quieran y se causen daño?

 

Es importante escucharlos aunque lo que digan parezca necio, saber de qué se quejan ayuda a poder cambiar la manera de manejar la situación. No todos los chicos se rebelan de la misma forma ni se niegan a obedecer las mismas cosas pero hay que saber qué les molesta y les duele. Para que aprendan a aceptar un NO se debe saber por qué lo rechaza. La desobediencia siempre tiene una causa que la justifica, pero de continuar  genera inseguridad y rechazo social.

 

Por eso es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Ser buenos modelos. Escucharlos, compartir tiempo en familia.
  • Escuchar sus palabras, gestos y actitudes, esto ayudará a entender su rebeldía.
  • El chico debe comprender lo que se le pide y esto no puede superar las posibilidades de nuestro hijo.
  • No criticarlo constantemente ni burlarse de él.
  • No ser contradictorios con los límites y permisos.
  • No dar varias órdenes a la vez.
  • Si el chico no hace algo que debe hacer, nadie lo hará por él.
  • No culparse por lo que sucede, pero pensar qué pueden cambiar los adultos para lograr que el chico cambie.
  • Comprender que ser firmes no es dejar de ser razonables y coherentes, por lo tanto no humillarlo o ponerse violentos ni gritar.

 

  • ¿Tú tienes buena comunicación con tus hijos?

 

Tolerancia y comprensión

  • Comprender que el chico rebelde necesita afecto y sentirse seguro, tener poder y ser independiente, por eso se rebela a la norma de la familia y la escuela.
  • No olvidar que los chicos y jóvenes buscan llamar la atención de los adultos, ya que siempre reciben más atención si se portan mal.
  • No permitir que la situación lo aleje del afecto, los adultos deben dejar claro que lo aman aún enojados por su conducta.

 

El niño que no adquiere independencia, vive en un ambiente de violencia, hace todo lo que quiere o le prohíben todo, será un adolescente problemático y un adulto conflictivo, son personas inseguras, a menudo violentas, que no saben escuchar ni negociar porque no lo han aprendido.

 

La desobediencia es su forma de decir "soy diferente a ustedes", "soy otro, tengo otros deseos". Necesitan sentirse distintos pero no distantes.

 

No es malo que sean diferentes, que usen el cabello largo, que duerman mucho  o se vistan raro, no hay que burlarse, ni criticarlo o prohibirlo, esto genera inseguridad y rebeldía que pueden llevarlo a hacer cosas que lo dañen, es mejor poner el esfuerzo en límites que tengan que ver con su seguridad, su salud, normas de convivencia, etc. Cosas que serán importantes en su futuro.

 

La rebeldía puede iniciarse en la niñez y en ocasiones en la adolescencia se intensifica, si los padres y docentes son buenos modelos, dan libertad pero saben poner límites con una buena comunicación y sin violencia, sólo será una etapa, pero de otra manera se necesitará ayuda terapéutica para manejar situaciones muy difíciles y para que el joven no adopten conductas de adicciones o agresivas.

 

¿Cómo hacer para cumplir con estas normas y no morir en el intento? Recordar que los adultos son modelos, que la experiencia no implica imponer sino sugerir, dar espacios para discutir criterios y alguna vez dejarlos ganar.

 

Se sabe que no existen fórmulas mágicas para manejar estas situaciones pero sí hay dos palabras para no olvidar Amor y Paciencia, acompañados de tolerancia, coherencia, comprensión y firmeza.

 

FUENTE:
Univisión.com

http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=1849403#

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.