Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 23/07/2009 00:21 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Sexo sentido, el papel de las familias

Carlos de la Cruz

ESPAÑA

Este texto pretende animar a las familias a que jueguen el papel que les corresponde en la Educación Sexual. Papel que, dicho sea de paso, no puede realizarse desde otro ámbito. La responsabilidad de la Educación Sexual está repartida y un buen modo de que la Escuela y otros profesionales como el personal sanitario contribuyan a la misma, es que las familias asuman su tarea.

 

Para hacer buena educación sexual desde ese ámbito no hace falta ser especialista en sexología o en educación sexual. No hace falta ser un experto, NI SABERLO TODO. Son más necesarios los modos que los contenidos. La Educación no se reduce a los conceptos.

 

El objetivo de la educación sexual es contribuir a que niños y niñas, chicos y chicas aprendan a conocerse, a aceptarse y a expresar su sexualidad de modo que resulte satisfactoria y sin consecuencias no deseadas. Y para esto hacen falta más cosas que palabras.

ALGUNAS PISTAS

  • Aprender de sexualidad es aprender algo más que de la reproducción.
  • Por eso, hablar de sexualidad es algo más que hablar de los genitales. Hablar de sexualidad es también hablar del cuerpo, de los besos, de las caricias, de los afectos... es hablar de placer, de deseos, de encontrarse a gusto como hombre, como mujer.
  • El mejor lenguaje es el que se entiende. Lo que significa que es bueno llamar a las cosas "por su nombre" y que en caso de utilizar otros términos no se debe olvidar que también es conveniente aprender y familiarizarse con "el correcto".
  • Es necesaria la educación sexual en todas las edades, la verdadera educación sexual comienza cuando el bebé aprende a querer y a sentirse querido. Después, sigue siendo igualmente importante mostrar los afectos aunque, lógicamente, cambien los modos.
  • Educación sexual es algo más que responder preguntas. Aunque, por supuesto, también es necesario saber responder. Para una buena respuesta lo más importante es la buena disposición. No se debe mentir, ni limitarse a contestar a las palabras. El niño, o la niña, tiene que percibir que se le quiere contestar a él, a ella.
  • Si el niño o la niña no pregunta no significa que no se pueda hablar de estos temas cuando se considere que son oportunos o necesarios. Más importante que conseguir que pregunten es lograr que escuchen, más importante que lo que se les cuenta es que aprendan con quien pueden contar.
  • Hablar de sexualidad es que cada familia cuente cómo piensa de estos temas y también hablar de que hay distintas formas de pensar. La naturalidad es importante, y ser naturales significa ser capaz de mostrarte como eres. Es legítimo que una familia hable de sus valores pero es imprescindible que lo haga en primera persona.
  • No es lo mismo decir "yo opino", "a mí me parece",... ofreciendo criterios razonables y razonados, que limitarse a decir "lo que tú deberías pensar o lo que deberías hacer es..." Con la primera opción se educa, con la segunda: se adoctrina.
  • Hay que procurar que la información les llegue antes que las dudas, es preferible llegar a la adolescencia sabiendo de sexualidad y, sobre todo, sabiendo hablar de sexualidad. Es necesario también hablar de homosexualidad, normalizando y aceptando la diversidad.
  • Todos los hombres son verdaderos hombres y todas las mujeres son verdaderas mujeres. No se es más hombre o más mujer por aproximarse a determinados modelos de belleza o por tener algunas cualidades. Si se habla de hombres y de mujeres, no hay mejores, ni peores. Todos los cuerpos de todos los chicos y de todas las chicas acabarán igualmente preparados para el afecto, el placer, las relaciones eróticas y, muy probablemente la reproducción.
  • Hablar de amor, enamoramiento y sentimientos es también Educación Sexual
  • Si se quieren prevenir embarazos y enfermedades hace falta información, pero también aprender habilidades de comunicación, saber decir sí y saber decir no, actuar con coherencia, evitar presiones... Aprender a disfrutar de la sexualidad es aprender a ser uno mismo, una misma, sin fingir, mostrándose como se es.
  • Padres, madres y personas adultas con niños o niñas al cargo no son perfectos, pueden cometer errores, pero han de procurar corregirlos. Cada padre, cada madre, también es peculiar, único o única. Un valor. Todas las familias, con toda la diversidad que eso supone, están capacitadas para hacer Educación Sexual de calidad
  • Educar y atender la sexualidad de niños y niñas con discapacidad es igual de importante que con el resto. No puede ser de otro modo

 

FUENTE:
Revista electrónica de Iformación para Padres de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)

http://www.aepap.org/familia/famiped/numeros/vol2/2009

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.