Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN

Publicado por daniel 22/10/2007 06:18 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Características de un Maestro de Prevención Efectivo

Mary-Kate Brissett

ESTADOS UNIDOS

Linda Christensen, en su guía Usted puede hacer la Diferencia: Características y Habilidades de un Maestro de Prevención Efectivo (Fundación Hazelden, 1992) motiva a educadores a promover prevención en el aula, y los guía en el proceso en una forma concisa y fácil de leer. En la sección, "Características de un Maestro de Prevención Efectivo", Christensen comienza por negar la creencia popular que el propósito de los maestros es el de enseñar a leer, matemáticas, ciencias y otras materias académicas; y no el de echar mano del mundo de prevención de alcohol y drogas. Algunos maestros creen que el uso de alcohol y drogas es un área separada de las vidas de los niños con quienes son responsables. Sin embargo, ella argumenta, el uso de alcohol y drogas tiene un efecto abrumador en el desempeño escolar de los niños.

Christensen depende de investigaciones para advertir a maestros en contra de hacer prevención simplemente otra materia para el aula. Simplemente dar información de drogas y alcohol, aunque una parte importante de prevención, no es suficiente. Esto implica que el uso y abuso de substancias es un área cognitiva y limitada, mientras que es de hecho complejo, vasto y siempre cargado de valor y emoción. Christensen ofrece un alcance menos simplista, permitiendo los aspectos afectivo-emocional del uso de substancias, y esperanzadamente acogiendo una aptitud de respeto y confianza entre maestro y estudiante. Los maestros que desean educar a sus estudiantes efectivamente en prevención de abuso de substancias deben tratar de:

Ser motivados - Tanto como los maestros son maestros por amor a los niños, por una materia académica, o por educación en general, así maestros que deseen animar en prevención deben desarrollar un interés y preocupación en esta área de la vida de los niños.

Ser pacientes - Prevención no es algo que se enseña o aprende en una semana. Tanto como la lectura es parte de la educación desde el principio hasta el final, así prevención es una materia que los estudiantes son requeridos año tras año y debe ser adaptado para su edad y situación, de acuerdo con Christensen. Parte de alcanzar efectivamente a los niños, es desarrollar relaciones con ellos y ayudarlos durante tiempos difíciles. Esto es algo que requiere mucha paciencia.

Formar lazos con los estudiantes -Niños cuyas relaciones con sus familias, maestros, o compañeros no son gratificantes, buscarán gratificación en otras áreas. Christensen explica que estos niños no se sienten vinculados a las personas importantes en sus vidas y están en alto riesgo de caer en problemas de drogas y alcohol. Para ellos, drogas y/o alcohol les proveerán una muestra de placer que la mayoría de nosotros encontramos en relaciones profundas. Maestros que desean ser efectivos en prevención deben formar buenas relaciones con sus estudiantes. La investigación de Christensen, revela cuatro características importantes para maestros que desean desarrollar buenas relaciones maestro-alumno:

  • interés auténtico y atención en el o la estudiante
  • respeto entre maestro y alumno
  • honestidad y
  • buena compenetración

Los maestros que mantienen una aptitud cordial y amigable también ayudan a que las relaciones entre estudiantes crezcan más fuertes y esto también ayuda a la prevención.

Ser un ejemplo positivo - Los maestros que desean enviar un mensaje de prevención efectivo, deben usar alcohol y drogas responsablemente en sus propias vidas. Sus acciones deben se un ejemplo de prevención. Christensen sugiere que los alumnos que respetan a sus maestros desearán moldear sus vidas como las de ellos.

Dar un mensaje claro y congruente acerca del alcohol y otras drogas - Algunos maestros muestran aptitudes que pueden minar la prevención. Por ejemplo, los maestros pueden ser muy permisivos - excusando o minimizando la trascendencia de estudiantes que usan substancias. O, los maestros podrían ser críticos - identificando a los estudiantes que las usan como débiles, malos o castigándolos sin tratar de darles ayuda.

Los maestros también podrían ser moralistas - igualando a los estudiantes que las usan, como un fracaso moral o debilidad, o como indicador de problemas morales en otras áreas de sus vidas. Estas aptitudes, las cuales los estudiantes pueden, en los medios de comunicación, entre maestros, familia y compañeros, confundir el mensaje que reciben acerca de alcohol y drogas.

Debido a que nuestras reglas culturales sobre el alcohol y drogas son con frecuencia confusas de todas formas, Christensen explica que los maestros deben trabajar para comunicar un mensaje muy claro a los alumnos que el uso de cualquier cantidad de alcohol o droga en adolescentes es ilegal y peligroso. Christensen insta a los maestros a que señalen las consecuencias naturales del uso de drogas y alcohol (en las mentes, cuerpos y relaciones de los estudiantes) tanto como otras consecuencias lógicas (ejemplo, aquellas que se desenvolverán si se les agarra a los estudiantes en la escuela, familia o los encuentran las autoridades legales).

Sin embargo, para que los estudiantes respeten y permanezcan abiertos a los maestros, los maestros deben refrenarse de aptitudes duras o militantes acerca del uso, especialmente ya que muchos estudiantes conocerán adultos que hacen mal uso de alcohol o drogas en sus vidas. Los maestros que desean aprender más y desarrollar una aptitud con más empatía deberían visitar Alcohólicos Anónimos o reunión de AA en su área.

Ser creíble y confiable - Los maestros deben siempre asegurarse que los hechos que presentan acerca del uso de substancias es preciso. Ellos deben tener en mente, sin embargo, que los adolescentes y niños están más preocupados con el presente que las consecuencias de sus acciones a largo plazo. Seguidamente, consecuencias negativas a corto plazo del uso de alcohol y drogas son más significativas para ellos que las de largo plazo, aunque sean consecuencias más serias. Además, a pesar que los maestros deben ser recursos efectivos para educación de drogas, Christensen les advierte en contra de dar a los alumnos la clase de información que pueda incitar su curiosidad por drogas y alcohol.

Christensen anima a los maestros a desarrollar estas características para comunicar efectivamente un mensaje de prevención a sus estudiantes. De esta manera, ellos estarán formando relaciones fuertes con sus estudiantes y ayudándolos a prepararse a tener vidas exitosas.

Mary-Kate Brissett (Instituto Sagamore de Fé en la Comunidad, 2004)

FUENTE:  Fasten Network

http://www.fastennetwork.org/qryArticleDetailEs.asp?ArticleId=3FC2DAB6-19F3-4A95-B940-C665EB3EF164

 
 

    


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.