Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 02/04/2009 00:53 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Por falta de valores peligra la familia

Rubén Rojas

MEXICO

Desde hace cuatro años, se conmemorará en México el Día de la familia, sin embargo, mientras para algunos este concepto entraña valores, sentimientos nobles, amor y hasta la idea de que la familia es el núcleo de la sociedad, para otros ha entrado en un proceso de descomposición donde permea la drogadicción, el machismo, la violencia, el aumento de madres solteras y hasta la conversión de los roles sociales tradicionales.

 

Y es que hoy, en el Estado de Veracruz, ya hay 459 mil 191 familias u hogares comandados por mujeres, las cuales se encargan de la manutención de un millón 339 mil personas.

 

Matriarcados

En la colonia Moctezuma, de Xalapa, a lo largo de la calle Xallatlán, desde hace algunos años se han asentado cerca de 110 familias, de las cuales 90 son comandadas por madres solteras que tienen de dos a cinco hijos.

 

Esto lo saben bien Carmen Yánez, María Sánchez y María Abaroa, quienes refieren que ante la falta de hombres, las mujeres deben salir a trabajar, encargarse de sus hogares y en sus tiempos libres "entrarle" a la tarea de "levantar" sus casas, poniéndoles block o haciéndole todo tipo de mejoras, puesto que la colonia Moctezuma es de las más populares y marginadas de la ciudad.

 

Sin embargo, a veces el esfuerzo por salir adelante no vale tanto, porque al ser madres solteras se les ponen trabas para, por ejemplo, encontrar trabajo.

 

"Yo lo he experimentado varias veces, siempre te dicen que si tienes hijos con quién los dejas si eres madre soltera... pero hay que ver por ellos y trabajar", dice Carmen.

 

No obstante, la gente de esta zona de la ciudad no se amilana, a pesar de que, afirman, la mayoría de las madres solteras de aquí sólo encuentran trabajo como empleadas domésticas, donde ganan 120 pesos al día, que es la cantidad con la que tienen que sobrevivir tres, y a veces hasta seis personas por casa.

 

Que falten hombres y el trabajo que hay que hacer, opinan, no importa, "el problema es la paga". Y es que, dicen, aunque el hombre puede apoyar a la familia "por lo regular la mujer es la que está más al tanto, porque a veces el esposo sale temprano a trabajar y no sabe qué le pasa a la mujer, a los hijos, porque tiene que trabajar y todo recae sobre ellas".

 

Sin embargo, también admiten que en ocasiones ser padre y madre de una familia a la vez genera conflictos, ya que aunque ellas buscan ingeniárselas para salir adelante con sus hijos, conforme crecen éstos se vuelven más rebeldes y sienten que necesitan al papá, que siempre tiene más autoridad, "porque nosotras como madres a veces les hablamos y nos dan el avión".

 

En este contexto, destaca que de acuerdo con el Consejo Estatal de Población (Coespo), actualmente se está observando una conversión o inversión de los roles sociales en la familia, donde el hombre ya no es el único proveedor de los ingresos económicos y quien participa en el pago de servicios, sino que ahora se está dando paso a una coparticipación o mayor participación de la mujer en la economía familiar, ya que de acuerdo con el Inegi y este consejo, en Veracruz ya habría un millón 798 mil 554 familias u hogares, de los cuales 459 mil 191 son encabezados por jefas de familia que se encargan de la manutención, educación y formación de un millón 516 mil 197 veracruzanos.

 

Según datos del mismo Coespo, del millón 798 mil hogares o familias que existen en el Estado, la mayoría de las familias veracruzanas están conformadas por tres o cuatro miembros, dado que hay 422 mil hogares con cuatro integrantes, y 363 mil con tres.

 

Valores familiares, en crisis

El pedagogo Alfonso Hernández Aguilera refiere que los valores tradicionales de la familia han entrado en crisis o han evolucionado de manera bizarra, ya que por ejemplo las caricaturas japonesas y norteamericanas están creando ciudadanos con potencial para la guerra.

 

Otra cuestión, dice, es que se ha ido perdiendo la identidad por factores como la migración, que hace que luego la gente regrese de Estados Unidos con otras creencias, otro modo de hablar y nuevas costumbres que no son compatibles con la visión de familia mexicana.

 

Un fenómeno más que ha puesto en jaque a los valores, dice, es la apertura de las fronteras, de ahí la presencia que están teniendo grupos como los punketos, darketos o emos.

 

En contraparte, comenta, instituciones que tradicionalmente inculcan los valores, como las iglesias, siguen siendo visitadas en su mayoría por mujeres y ancianos, pero no por los padres, que si no están tomando cerveza, están jugando o viendo fútbol en la televisión, mientras que a la niña la tienen como la que trae las cervezas y a la mujer cocinando, para que se fomenten los valores debe haber participación de todos para convivir en familia.

 

Hernández Aguilera expone que por lo que respecta a la familia xalapeña, lo que se observa es que ésta también ha evolucionado en comparación con lo que se veía hace tres o cuatro décadas, ya que al llegar a radicar a esta ciudad, por cuestiones de estudio o trabajo, gente de Puebla, el Distrito Federal, Coatzacoalcos o Minatitlán, está provocando que en la sociedad xalapeña se incrusten otros valores y modos de percibir la vida; visión que no es tan recatada como la de antaño, al grado de que Xalapa se ha convertido en un DF chiquito.

 

Sin embargo, quizá lo más grave es la desintegración familiar que en Xalapa se refleja en menores y adolescentes en situación de calle, que padecen drogadicción, machismo y ambientes violentos en sus hogares, pues al ser hijos de madres solteras, que en muchas ocasiones buscan nuevas parejas con algún tipo de adicción, los menores crecen en un ambiente no propicio para su salud mental y física.

 

Si bien no todas las madres solteras incurren en este tipo de vida, dice, sí hay un sector que recurre al alcohol, las adicciones, el libertinaje, que si se suman a padres en extrema pobreza con falta de valores sociales, éticos e higiene, se obtiene como resultado a jóvenes que incluso pueden no haber probado droga alguna, pero que tienen frustración y secuelas psicológicas por abusos físicos, mentales y sexuales padecidos.

 

Por esto, añade, muchas veces los jóvenes dejan su casa para ir con los vecinos a pedir cobijo o comida, pues otra cuestión es que los padres, por su misma adicción se ausentan dos o tres días del hogar.

 

Así, los menores o jóvenes buscan la calle, donde hallan dinero, vicios, enfermedades, así como parejas con las cuales reproducen los patrones de conducta que vivieron en sus familias.

 

De este modo, comenta, cuando un joven embaraza a una chica, al carecer del sentido de la responsabilidad que no se le dio en su familia, abandona a su pareja, y si la chica no tiene madurez mental para criar un hijo manifiesta su frustración y violencia, o culpa de su fracaso a su hijo que, entonces, crece con sentimiento de culpabilidad, maltrato y desatención familiar.

 

FUENTE:
 Diario de Xalapa/Local

http://www.oem.com.mx/diariodexalapa/notas/n1066475.htm

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.