Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 26/08/2007 19:39 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Cómo Hablar con sus Hijos Sobre la Violencia

ESTADOS UNIDOS

Las imágenes violentas del mundo actual - en los medios de comunicación, en nuestras comunidades e inclusive en nuestras escuelas - pueden hacer que nuestros hijos se sientan angustiados, temerosos e inseguros.

 

A pesar de ello, existe una esperanza. Aún en estos tiempos tan violentos, los padres de familia pueden criar niños sanos y seguros de sí mismos, niños que puedan resolver conflictos pacíficamente y tomar decisiones atinadas para protegerse a sí mismos. A continuación presentamos algunas técnicas eficaces.

 

Reconozca los temores de sus hijos y hágalos sentirse protegidos

Los niños que han experimentado o que han sido testigos de casos de violencia, al igual que aquellos niños que sólo han visto actos violentos en la televisión o en las películas, pueden sentirse inquietos y temerosos. Por eso es importante hacerles saber que siempre estarán seguros en su entorno. Si usted tiene hijos de 7 u 8 años de edad, puede decirles: "Yo sé que estas un poco asustado por lo que viste en las noticias, pero no te preocupes. Yo estoy aquí para protegerte y para cuidarte como siempre lo he hecho." Si los niños son mayores (de 10 u 11 años de edad), es recomendable proporcionarles más detalles: "Tu papá y yo no somos los únicos que te cuidamos. Hay adultos en nuestra comunidad que velan por tu seguridad, como por ejemplo los vecinos, la policía y tus maestros."

 

Establezca reglas muy estrictas sobre las armas.

Enseñe a sus hijos que las pistolas y los cuchillos son muy peligrosos y que éstos pueden lastimar o matar a las personas. Usted puede decirles, "Yo sé que en las caricaturas y en los juegos de computadora y de video que tú juegas, los personajes siempre se disparan unos a otros. A estos personajes nunca les pasa nada, siempre se levantan y siguen vivos, como si nada les hubiera pasado. Pero en la vida real es diferente. Si una persona recibe un balazo quedará malherida y quizás muera. Por eso, si alguna vez ves una pistola de verdad, por ejemplo en la casa de un amigo o en el patio de tu escuela, nunca la toques. Al contrario, avísale de inmediato a algún adulto, como tu mamá, tu papá o tus maestros. Así estarás a salvo y evitarás que alguien resulte lastimado."

Hable sobre las pandillas

Si usted cree que su hijo está expuesto - o atraído - a una pandilla, platique con él. Busque una oportunidad - por ejemplo, si usted ve un anuncio de una película que hace atractiva la vida de los pandilleros - y dígale, "A veces la vida de los pandilleros parece ser fascinante. Pero no es así. Muchas veces los pandilleros resultan lastimados y otras veces mueren, pues tratan de solucionar sus problemas por medio de la violencia. Los niños inteligentes eligen a amigos que son divertidos y que no ponen en riesgo su vida."

Controle su propio comportamiento

Cuando se trata de aprender a comportarse, a menudo los niños imitan el ejemplo de sus padres - por eso es importante examinar la manera en la que usted maneja los conflictos. ¿Usted utiliza la violencia para resolver sus problemas? Cuando usted está enojado, ¿suele gritar o utilizar la fuerza física? Si usted pretende que sus hijos eviten la violencia, es importante servir como ejemplo.

 

 

Acostúmbrelos a platicar sobre sus sentimientos e inquietudes

Los niños se sienten mejor cuando hablan de sus sentimientos. Así no tienen que enfrentar sus miedos sin el apoyo de un adulto, además de que les sirve como una válvula de escape para sus emociones. Si usted cree que algún evento violento (ya sea real o ficticio) ha perturbado a su hijo, platique con él: "Ese programa de televisión me pareció muy alarmante. ¿A ti qué te pareció?" y vea hacia dónde lo lleva la conversación.

Monitoree los medios de comunicación

Tanto la Academia Americana de Pediatría como la Asociación Psicológica Americana opinan que la violencia en los medios de comunicación puede fomentar la violencia en la vida real. Los niños que ven muchas películas y programas de televisión violentos - al igual que aquellos niños que juegan videojuegos violentos - pueden desensibilizar a nuestros hijos e incitarlos a cometer actos agresivos.

Recomendaciones a padres de familia para disminuir el efecto de los mensajes violentos:

  • Supervise activamente el contacto que tienen sus hijos con cualquier tipo de violencia en los medios de comunicación.
  • No permita que sus hijos vean programas de televisión que usted no considere adecuados.
  • Elija las películas que sus hijos pueden ver y los juegos de video con los que pueden entretenerse.
  • Neutralice los mensajes violentos que reciben sus hijos. Por ejemplo, si usted está viendo la televisión junto con su hijo de 9 años de edad y repentinamente se presenta una escena violenta, es recomendable decirle, "¿Viste cuándo le dispararon a ese hombre? Yo sé que él es una persona mala y que esta película no es de verdad. Pero en la vida real, las personas baleadas tal vez tienen una familia y varios hijos, así que es muy triste cuando ellos mueren. Sólo que las películas no te cuentan esa parte de la historia."
  • Establezca reglas para el Internet; navegue junto con sus hijos y elija sitios que sean apropiados y divertidos para ellos.
  • Considere el uso de dispositivos de monitoreo para la televisión y para el Internet, tales como el chip-V (tecnología nueva para los televisores).
  • Haga uso del sistema de clasificación que permite a los padres bloquear los programas violentos en sus televisores.

Manténgase firme

No se deje influenciar por argumentaciones en el sentido de que "todos los demás lo hacen (o lo han visto)" cuando se trate de permitir que sus hijos participen en juegos excesivamente violentos o vean películas inapropiadas. Usted tiene el derecho y la responsabilidad de decir, "No me gusta el mensaje que tiene ese juego. La violencia es mala y lastima a las personas, pero ese juego hace que la violencia parezca divertida. Yo sé que tú juegas con ese juego en casa de tus amigos, pero yo no quiero que lo juegues en nuestra casa."

Establezca límites en el comportamiento de sus hijos hacia otros

Hágales saber a sus hijos que el comportamiento violento no está permitido en su familia. Por ejemplo, si usted observa a un niño pegándole a otro, implemente un "tiempo fuera." Una vez que el niño se calme, pídale que le explique los motivos por los que le pegó al otro niño y hágale saber que "no se permiten los golpes." Luego, ayúdele a encontrar un modo pacífico para resolver el problema.

Lleve a cabo juntas familiares

Las reuniones familiares programadas con regularidad proporcionan a los niños - y a nosotros - un lugar y un tiempo para quejarse y compartir opiniones. Asegúrese que todos tengan la oportunidad de hablar y no permita que se digan apodos humillantes o malas palabras.

Hable con otros padres de familia

Es importante que el mensaje anti-violencia sea constante y uniforme. Hable con los padres de los amigos de sus hijos y llegue a un acuerdo sobre aquellos programas y juegos que sus hijos pueden y no pueden ver y jugar en sus hogares.

 

También es importante preguntarle a otros padres de familia si tienen un arma de fuego en casa. En caso de ser así, hable con ellos y asegúrese que hayan tomado las medidas de precaución necesarias para evitar accidentes. Esto puede parecerle un poco incómodo o embarazoso, pero tenga en cuenta que la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Juvenil reporta que cerca de 40% de los accidentes con arma de fuego donde resultan lesionados niños menores de 16 años ocurren en casa de amigos o parientes, de modo que usted debe tomar de inmediato todas las precauciones necesarias.

Solicite la participación de las escuelas

Exhorte a los funcionarios y maestros de la escuela de sus hijos a enseñar técnicas para la solución de conflictos y a ofrecer programas de "mediación entre compañeros" (en los cuales los niños aconsejan a otros niños). Capacite a los maestros para disminuir y prevenir la violencia.

¿Alguna vez se justicia pelear?

Por lo regular, pelear no es correcto, pues casi siempre existen otras maneras para resolver los problemas, como por ejemplo hablar y escuchar a la otra persona para conocer sus motivos y para darle a conocer los nuestros. Yo sé que si alguien te pega, es difícil no pegarle en respuesta. El problema con la violencia es que nunca se termina - él te pega, tú le pegas, luego él te vuelve a pegar y así sucesivamente, de manera que el problema nunca se resuelve. Lo mejor que puedes hacer es alejarte de la otra persona hasta que ambos se calmen y puedan encontrar una solución.

 

 

A Pedro le regalaron una pistola de juguete en su cumpleaños. Parece de verdad. ¿Me compras una igual?

Tu papá y yo sabemos que para los niños es importante jugar y pretender. Pero las pistolas de juguete pueden parecer de verdad y pueden asustar a las personas - y eso puede ser muy peligroso para los niños. Por eso en nuestra familia no permitimos las pistolas, incluyendo las de juguete

 

FUENTE:
Children Now//Talking with Kids/Kaiser Family Foundation

http://www.talkingwithkids.org/spanish-violencia.html

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.