Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 19/03/2009 04:59 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Proyecto Familia / Asertividad en la familia.(Vida y Salud)

Samuel Rodríguez Hernández

El término asertividad comienza apenas a conocerse en nuestro medio. Ser asertivo, en pocas palabras, significa tener una firme autoseguridad.

 

El término tiene relación con otros aspectos del carácter y la personalidad como la autoestima, la confianza, la comunicación, etcétera.

 

Cuando una persona cultiva la asertividad, aprende a reaccionar de manera que sus respuestas sean las adecuadas, establece claramente su posición, dice lo correcto en la forma indicada e incluso defiende sus derechos o exige que quien ofende, corrija su proceder.

 

Otro aspecto importante de la asertividad es educarnos de manera que después de hablar o actuar, no nos quedemos con un sentimiento de culpa o con un malestar por haber dicho lo correcto.

 

Dentro de esta habilidad también nos capacitamos para aprender a decir "no". Muchas personas se sobrecargan de trabajo, con la tensión resultante porque no saben decir "no".

 

Asertividad en el ámbito familiar

Pero ¿cómo practicar la asertividad con la familia? Para empezar, en las relaciones familiares deben tenerse en cuenta dos cosas sumamente importantes: primero, que la conducta del ser humano es extremadamente compleja; y segundo, que en lugar de intentar predecir las conductas del cónyuge o los hijos, mejor hay que dedicar el tiempo a quererlos como son.

 

Con estas aclaraciones se pueden ver ahora sí algunos aspectos de la asertividad en la familia.

 

Generalmente cuando el padre o la madre llegan por la tarde a casa, después del trabajo, el cónyuge o los hijos tienen una serie de quejas que darle.

 

El estrés o los problemas del trabajo crean un ambiente poco propicio para atender dichas quejas.

 

Desacelere sus motores antes de atender o resolver cualquier situación. Respire hondo por lo menos tres veces; diga algún cumplido a su pareja; pregunte a sus hijos cómo les fue durante el día; haga contacto visual con cada uno y hable cara a cara. Ahora sí, escuche con atención lo que tenga que escuchar y tome las mejores decisiones.

 

Una de las formas de ser asertivo con los hijos es tratarlos como seres humanos desde que son pequeños.

 

Tratarlos como personas produce grandes dividendos. Trátelos como si fueran sus compañeros de trabajo o socios activos de su propia empresa.

 

Desafortunadamente con frecuencia, utilizamos con ellos los mismos patrones autoritarios que nuestros padres utilizaron con nosotros y eso ya no funciona en esta época.

 

Existen conductas de los padres que están íntimamente ligadas a la asertividad. Sus hijos responderán mejor a sus demandas si los ama y se los demuestra; si invierte tiempo diariamente con ellos; si aprende a reforzar su buen comportamiento.

 

Cuando sus hijos son pequeños dedican la mayor parte del tiempo a ganarse su aprobación y su atención. Si usted los atiende logrará una magnífica comunicación y entendimiento. Si no, ¡cuidado!, es probable que llamen la atención haciendo maldades o involucrándose en conductas no edificantes.

 

Asertividad con la pareja

Los periódicos y las revistas, por no citar estudios especializados, nos dicen que vivimos en una época caracterizada por los problemas de comunicación entre las parejas.

 

Entendiendo lo anterior debemos buscar mecanismos que mejoren substancialmente la comunicación con nuestro cónyuge.

 

Veamos una serie de sugerencias sobre comportamiento y comunicación que puede hacerlo más asertivo: antes de hablar sobre un asunto que puede ser crítico, elimine al máximo los sentimientos negativos.

 

Evite decir: "debiste hacer esto" o "pudiste hacer aquello". Reflexione, ¿cómo vera mi pareja el asunto que quiero plantearle?

 

Trate de evitar a toda costa sentimientos de superioridad o de sabelotodo. Dé por sentado que no siempre usted tiene la razón. Trate de observar lo mejor de su pareja.

 

Piense más en lo que puede apreciar, que en lo que puede discutir.

 

Si comienza a dialogar y hay posibilidades de que la discusión suba de tono, practique alguna de estas técnicas: "Me gustaría tener...", "Te agradecería que...", "Necesito que me ayudes...". Estas frases son conciliadoras y no agregarán tensión al momento.

 

Hable de sentimientos en lugar de recurrir a los razonamientos.

 

Diga "Siento que nosotros podríamos..." en lugar de: "Pienso que deberíamos...". Siento y podríamos tienen un tono más cordial. "Pienso", refleja un estado de sabiduría que puede ser interpretado como "yo pienso y tú no". "Deberíamos" ya está expresando una imposición que dadas las circunstancias la mayoría de los cónyuges no están dispuestos a aceptar.

 

Pida las cosas no dé órdenes. No es lo mismo decir: "Sírveme el desayuno porque se me hace tarde..." que "¿Podría desayunar algo antes de que se me haga tarde?". Ahora si dicha frase la precede un elogio, qué mejor, como: "Ese desayuno se ve riquísimo, ¿podrías servirme antes de que se haga tarde?".

 

En el lenguaje asertivo también existen frases que deben erradicarse. Por ejemplo: "voy a decírtelo de nuevo" se oye como una amenaza y a nadie le gusta sentirse amenazado.

 

"Sólo a ti se te ocurre una idea semejante..." habla de poca capacidad intelectual y para muchos cónyuges es ofensiva. Lo mismo sucede cuando decimos: "Te estoy hablando, pon atención...".

 

Consolidando el diálogo

 

Cuando discutimos con el cónyuge, es bueno aceptar que hay puntos en los que tiene razón. Destáquelos diciendo: "Estoy de acuerdo contigo en eso...". En algún momento elogie a su pareja "Tú eres muy buena en ese renglón, puedo aprender de ti...".

 

Otro aspecto en que podemos ser asertivos es reconociendo nuestras equivocaciones. Eso eleva nuestro nivel de credibilidad. Reconocer nuestra falibilidad nos da una imagen equilibrada y racional.

 

Ser asertivo implica muchas cosas más. El tema es muy amplio y lo importante es que podemos avanzar paso a paso en construir una actitud asertiva para bien de nosotros y de nuestras familias.

 

El autor es maestro con especialidad en Orientación Vocacional y cuenta con maestría en Relaciones Familiares.

 

FUENTE:
 Access my library/Proyecto Familia

http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-2439891_ITM

     


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.