Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

CÓMO EDUCAR UN HIJO

Publicado por daniel 09/08/2007 23:33 / 1 Comentario Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

¡Todo mundo a clases... de Educación Sexual!

Claudia Salas Fuente


Un tema polémico para padres de familia, educadores y gobernantes que debaten sobre la fórmula más completa para entregar a los jóvenes información y ¡formación! sobre su sexualidad. Las iniciativas en Chile y Gran Bretaña.

Una materia controvertida: la educación sexual. En casi la mayoría de los países este tema no pasa inadvertido. Padres de familia, educadores y gobernantes buscan las fórmulas y políticas que mejor enfrenten la urgencia de entregar información ¡y formación! sobre este delicado tema de la educación sexual.

En el fondo, lo que se debate es el enfoque que debe o no tener la educación sexual. ¿Sólo información sobre los órganos reproductores del hombre y de la mujer? ¿Metodologías para hacer el acto sexual sin riesgo de embarazos o de enfermedades infecciosas? ¿Información basada en los valores cristianos occidentales, que incluyan temas como el pudor y la abstinencia? ¿Educar para una sexualidad integral, que toma en cuenta qué es ser hombre y qué es ser mujer?

Una iniciativa que nos parece interesante rescatar es la de Chile. Recientemente, el gobierno de ese país sudamericano hizo obligatoria las clases de educación sexual. Es decir, todos los colegios -privados y dependientes del Estado- deberán ofrecer dicho curso a sus alumnos como parte del currículo académico. La novedad: el Gobierno permite a cada establecimiento escoger alguna de las alternativas que se han estado probando en el país, pero no pueden negarse a darlo.

Arma de dos filos
La medida parece prudente y adecuada dada la realidad que están viviendo nuestros jóvenes y adolescentes. Los medios de comunicación, las calles, las películas en el cine y las canciones que escuchan , cantan y bailan están llenas de mensajes eróticos. Pero la educación sexual puede ser un arma de dos filos.

Cuando hace un cuarto de siglo comenzaron los primeros programas de educación sexual en Inglaterra, la preocupación de quienes los promovieron era la misma de sus actuales impulsores en Chile: disminuir el alto índice de embarazos en adolescentes y evitar el aumento de las enfermedades de transmisión sexual.

Los resultados actuales en Inglaterra son desalentadores: 90 mil menores de 19 años quedan embarazadas cada año, de las cuales cerca de 7,700 son menores de 16 años. Además la edad de iniciación a la vida sexual se ha reducido: hoy una de cada cuatro chicas menores de 16 años ya mantiene relaciones sexuales. Entre los chicos la proporción es uno de cada tres.

¿Por qué fallaron estos programas? No fue por falta de información ni de recursos. El gobierno ofreció todo el material y personal necesario, atención y orientación profesional gratuita y confidencial a los adolescentes, anticonceptivos e incluso aborto sin costo para los jóvenes que lo soliciten, y sin necesidad de autorización a los padres. Podemos pensar que fallaron porque no se les dio la formación necesaria para utilizar correctamente esta información. Si estas medidas no dieron los resultados esperados, podemos suponer que lo mismo ocurrirá en programas basados en la entrega de información, de medios anticonceptivos y de consultoría a los jóvenes y adolescentes.

La solución británica
Los ingleses se preguntaron qué les faltó introducir en sus programas de educación sexual. Han hecho algunos cambios fundamentales en base a sus descubrimientos. Estudiar los fundamentos de los programas de educación sexual que se están planteando actualmente en Inglaterra puede orientarnos en la línea que deberían seguir los modernos programas que se desea implantar.

El gobierno de Tony Blair ha decidido impulsar una campaña basada en la promoción de la abstinencia como forma de vida de los adolescentes. Lo que los expertos y los padres de familia están descubriendo, es que ofrecer tanta información sin formación es contraproducente. No porque debamos ocultar la sexualidad como algo feo o malo, sino porque la vivencia plena de la sexualidad exige algo más que pura información.

En la década de los ´70 no se sabía bien en qué debía fundamentarse una buena educación sexual y cómo se podía realmente formar a los jóvenes en esta área de su personalidad. Hoy está un poco más claro y se puede responder mejor a la pregunta: ¿Qué debe entregar a los jóvenes una buena educación sexual? Dependiendo de la respuesta que den las escuelas o gobiernos u organizaciones, será lo que ofrezcan a sus adolescentes y jóvenes.

Una definición de educación sexual
”La educación sexual es todo lo que una persona tiene que aprender desde que nace, para lograr vivir con una pareja feliz y permanente”, sostienen algunos autores contemporáneos consultados por el periódico The Times (27.06.00) sobre la temática en cuestión.

Leyendo esta definición, parece que la verdadera educación sexual es mucho más que enseñar cómo se realiza un acto sexual o cómo se evitan enfermedades sexuales o embarazos no deseados. Es algo que se aprende desde que nacemos y cuya finalidad es enseñar todas las herramientas necesarias para llegar a vivir felizmente una relación con otra persona. Esto, necesariamente, incluye enseñarles a ser dueños de sí mismos y no dejarse llevar por la emoción del momento.

La sexualidad no es un juego. Es un bien preciosísimo que no siempre sabemos valorar y utilizar correctamente para alcanzarnos la felicidad. Es una dimensión del ser humano que le ofrece la posibilidad de construirse a sí mismo equilibrando la libertad y la responsabilidad para alcanzar una verdadera felicidad.

Y si la meta es vivir feliz y permanentemente el mayor número de años posibles, e incluso toda la vida, todos estamos de acuerdo que para lograrlo, se necesita buena dosis de dominio personal, de respeto, de capacidad de entrega y muy importante, de amor verdadero, que busca lo mejor para el otro, por encima de los gustos personales.

Esto es lo que debe ofrecer un buen curso de educación sexual, esto es lo que los padres pueden y deben enseñar a sus hijos en primer lugar con el testimonio personal.

Esto es lo que los colegios y escuelas en Chile están obligados a ofrecer si realmente dicen estar Educando para el Amor y la Felicidad. Por nuestros jóvenes, no aceptemos menos. Ellos merecen lo mejor.

FUENTE: T1msn/Familia/Artículos/CatholicNet
http://es.catholic.net/familiayvida/158/2429/articulo.php?id=4197

Publicado por Fisac 9:06 AM / 1 Comentario Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Publicado por Anónimo 24/09/2007 11:21 Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Respecto de este tema de la formación sexual, creo que esa iniciación a la vida sexual a tan corta edad se debe a varios factores, pero existe uno que cada vez compruebo más, el ser humano es un integralidad es psíquico y físico, y no se puede separar una de la otra, Dios creo al hombre de un hombre y una mujer es decir para existir necesitamos a ambos en lo psíquico y en lo físico por eso no estoy de acuerdo cuando los padres dicen que ellos les dan a sus hijos calidad y no cantidad, eso es mentira porque resulta que necesitamos también cantidad por aquello de lo físico y si un adolescente lo ha tenido desde niño su cuerpo está en equilibrio en lo físico y psíquico sin que necesite llenar esa parte ya sea psíquica o física que al no tenerla su misma naturaleza la demanda; por otro lado recae en los padres (papá) en ser la contraparte física y psíquica que demanda la naturaleza femenica de las niñas y en las madres por su parte en desarrollo y crecimiento de la virilidad de los hijos (hombres), por naturaleza venimos del hombre y de la mujer, creo que sería muy bueno poder encontrar en la novela mujercitas ese hilo conductor que une el amor del padre con el desarrollo integral de las niñas
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.