Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

HABLE CON SUS ALUMNOS SOBRE EL ALCOHOL

Publicado por daniel 07/08/2008 06:49 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Juegos peligrosos de los adolescentes

CHILE

La razón que se da mucho entre los adolescentes, para iniciar el consumo de alcohol y drogas es por curiosidad o porque los demás lo hacen. En este aspecto, los adolescentes son particularmente vulnerables debido a la fuerte influencia que tienen sobre ellos la presión de sus amigos y compañeros.

 

Como la mayoría de los adolescentes manejan un presupuesto limitado semanal para sus gastos, fuera por supuesto de sus accesorios: celular y Mp3, Mp4, ipod, audífonos, etc, lo deben estirar al máximo para que también alcance para la diversión. Como son muy creativos y tienen tiempo para compartir con sus amigos y amigas del colegio o del barrio, han ido apareciendo nuevas formas de pasar el tiempo, con esa despreocupación, irreverencia y valentía típica de la adolescencia, que los hace tomar riesgos sin siquiera detenerse a pensar en sus consecuencias, total vida hay y mucha, y soy libre de hacer lo que quiera.

 

Sin embargo, los riesgos están siempre presentes, más aún cuando más del 70% de la población de nuestro país consume habitualmente alcohol, con toda naturalidad. Seguro que se consume alcohol para relajarse, para pasarlo bien, después de una semana agotadora de trabajo, de estrés en los adultos y de las exigencias escolares, los problemas familiares y los propios de la edad juvenil, para los adolescentes.

 

Pero este juego del consumo para pasarlo bien se transforma en algo preocupante para la sociedad, cuando el juego se vuelve más temerario y de lo que se trata es que de tanto beber, se quede borrado y se "te apague la tele" según ellos mismos dicen y quedan botados por ahí en cualquier lugar, a merced de otros abusos.

 

Efectos  inmediatos y a largo plazo del consumo excesivo de alcohol

 

Los efectos inmediatos de su consumo, aunque dependen de la dosis son: desinhibición y excitación, irritación del sistema gastrointestinal, depresión de los centros nerviosos del cerebro, afectando el habla, el pensamiento, el entendimiento y el juicio.

 

Los efectos a largo plazo son más severos porque pueden causar daño al cerebro y a los principales órganos del cuerpo. Las áreas del cerebro que son especialmente susceptibles a los daños causados por el abuso de alcohol son la corteza cerebral (principalmente responsable por nuestras funciones cerebrales superiores, incluyendo la solución de problemas y la toma de decisiones), el hipocampo (importante para la memoria y el aprendizaje), y el cerebelo (importante para la coordinación de los movimientos).

 

El consumo abusivo de alcohol puede transformar a un bebedor ocasional en un bebedor problema con o sin dependencia. El punto es que tiene problemas por su consumo de alcohol.

 

Razones para consumir alcohol y drogas

 

En general, las personas comienzan a consumir drogas (incluido el alcohol) por diferentes razones: Para sentirse bien, pues la mayoría de ellas producen sensaciones intensas de placer. Personas con trastornos relacionados al estrés o depresión, comienzan a abusar del alcohol y a consumir drogas, en un intento de disminuir los sentimientos de angustia. Otra razón que se da mucho entre los adolescentes es por curiosidad o "porque los demás lo hacen". En este aspecto, los adolescentes son particularmente vulnerables debido a la fuerte influencia que tienen sobre ellos la presión de sus amigos y compañeros.

 

La adolescencia es un período crítico para prevenir las adicciones

 

Los estudios científicos han demostrado que el uso temprano de alcohol y drogas aumenta las probabilidades de problemas más serios de abuso de drogas y adicción. Si se tiene en consideración que las drogas cambian el cerebro, modifican su estructura y su funcionamiento, la prevención de su uso temprano puede reducir el riesgo que en el futuro progrese el abuso y la adicción.

 

El riesgo del abuso de drogas aumenta tremendamente durante los períodos de transición, tales como un cambio de escuela, un cambio de casa o el divorcio de los padres. Durante la primera etapa de la adolescencia, cuando los niños pasan a los últimos dos años de la básica, se enfrentan a nuevos retos sociales. Es en este período que los niños son expuestos por primera vez a sustancias de abuso, como los cigarrillos y el alcohol y cuando pasan a la enseñanza media, se enfrentan a otros retos sociales y académicos (la PSU y el ingreso a la universidad). En esta fase se pueden encontrar con que hay una abundancia mayor de drogas, abuso de drogas por adolescentes mayores y actividades sociales donde se usan el alcohol y las drogas.

 

La importancia de la prevención temprana

 

Los programas de prevención funcionan reforzando los factores de protección y eliminando o reduciendo los factores de riesgo para el consumo excesivo de alcohol y drogas. Cuando los programas de prevención, que han sido probados científicamente, se implementan adecuadamente en las escuelas y comunidades, se observa una reducción en el abuso de alcohol, tabaco y drogas ilícitas.

 

De acuerdo a CONACE aunque las acciones se deben de tomar de acuerdo al nivel de prevención, se considera que todos los niveles tienen aspectos en común como lo siguientes:

 

- Realizar actividades educativas y de prevención

- Realizar entrevistas de acogida e invitación al cambio

- Transmitir al joven y/o su familia la necesidad de pedir ayuda

 

entre otras todas contenidas en el documento Prevenir en la Escuela: Política de Prevención del Consumo de Drogas en Establecimientos Educacionales, CONACE, Mayo 2004.

 

FUENTE:
Educared/Información para docentes

http://www.educared.cl/educared/hojas/articulos/detallearticulo.jsp?articulo=11524&repositorio=60&pagina=1&idapr=23_168_esp_4__

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.