Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

HABLE CON SUS ALUMNOS SOBRE EL ALCOHOL

Publicado por daniel 01/08/2008 06:03 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

La escuela, el rol orientador del maestro

"La escuela no es solo un lugar donde se adquieren aprendizajes conceptuales, sino que sirve también para adquirir aprendizajes relacionados con la conducta social, aprendizajes afectivos y actitudinales que son necesarios para enfrentarse adecuadamente al consumo de drogas."

 

La meta final de la educación es el desarrollo integral de la persona. Por eso debemos prestar especial interés a aquellos síntomas, entre los que se encuentran los problemas con drogas, que indiquen que dicho desarrollo no se está produciendo correctamente.

 

Un clima escolar sano es el soporte adecuado para poder llevar a cabo la prevención sobre drogas. Difícilmente se conseguirá abordar correctamente la prevención del abuso de drogas si la escuela no cumple los objetivos educativos que se propone y que coinciden con los de la prevención.

 

Educación para la salud

 

La Educación para la Salud es uno de los temas transversales sobre los que un centro educativo ha de trabajar proporcionando el marco apropiado para incorporar la prevención del abuso de drogas, ya que las conductas de consumo de drogas forman parte de una serie de posibles estilos de vida no saludables.

 

Educar para la salud supone informar y responsabilizar al individuo para que adquiera los conocimientos, procedimientos, actitudes y hábitos básicos para la defensa y formación de la salud individual y colectiva.

 

La Educación para la Salud supone educar a los individuos ayudándoles a configurar estilos de vida lo más sanos posibles que sean incompatibles con el uso nocivo de drogas.

 

Esto requiere actuaciones y situaciones de aprendizaje continuadas en el tiempo: no consiste en acciones puntuales, sino que ha de abordarse de una manera globalizada e interdisciplinar, siendo una tarea que compete a todo el centro, que se trabajará desde la transversalidad y que estará presente en las decisiones del Proyecto Educativo, el Proyecto Curricular y las Programaciones de Aula.

 

Se trata de darle al maestro las herramientas básicas que le permitan, en relación con los alumnos, las estrategias para poder detectar oportunamente, al igual que abordar y derivar en forma adecuada a los usuarios de drogas a tratamiento y rehabilitación.

 

Su función como orientador:

 

 * Escuchar con atención la problemática del alumno, atendiendo su necesidad de expresar sus sentimientos y emociones.

 

 * Aconsejar o sugerir alternativas de acción con base en la problemática particular de cada alumno.

 

 * Proporcionar información acerca de las adicciones, le permitirá al alumno conocer los efectos que produce el consumo inmoderado de alcohol o drogas, así como las consecuencias en la salud física y emocional del usuario, lo cual le ayudará a aclarar algunos temores y dudas sobre el comportamiento de éste.

 

 * Canalizar al alumno a algún centro o institución que le pueda brindar apoyo psicológico.

 

 * Canalizar al alumno (usuario de drogas), si es necesario, a centros especializados en tratamiento de adicciones.

 

Por tanto, es indispensable que el maestro tenga claro cuáles son comúnmente las formas de enfrentamiento que se dan en cada uno de los miembros de la familia ante la problemática, para que les ayude a buscar mejores formas de actuar para disminuir la tensión en la que viven.

 

La intervención del maestro

 

En las familias que tienen problemas de consumo de drogas, cada uno de sus miembros responde o reacciona ante ellos en forma diferente, esto es, tiene sus propios sentimientos, creencias y actitudes del consumo, dependiendo del tiempo del consumo de drogas y de la relación que guarde con el familiar.

 

Este conjunto de emociones conforman la manera particular de reaccionar o responder, que aquí llamamos forma de hacer frente al problema.

 

El maestro como orientador puede sugerir al familiar que pueda:

 

* Identificar los principales sentimientos del usuario.

 

* Clarificarlos, una manera de poner nombre a lo que siente.

 

* Elegir los más útiles para rescatar las virtudes y fortalezas del usuario.

 

* Diseñar estrategias de acción, evitando dañar o herir emocionalmente. Considerando que alguna de estas estrategias puede ser la derivación a algún Centro de tratamiento, así como lograr en la familia modificar nuestras actitudes frente a la adicción.

 

Al final el familiar decidirá cuál de estas estrategias elegirá, analizando las ventajas y las desventajas de su decisión. El propósito es que el familiar acepte que tiene que optar por una conducta de acuerdo con sus sentimientos y emociones.

 

FUENTE:
Sappiens/Sociedad/Educación Social

http://www.sappiens.com/sappiens/comunidades/edsomini.nsf/D.%20La%20escuela,%20el%20rol%20orientador%20del%20maestro/74F3A40FCED7117F41256B1B003A08C2!opendocument

 

 


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.