Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

ALCOHOL EN LA FAMILIA

Publicado por daniel 09/07/2008 16:51 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

Hombres llamados a la lucha contra la violencia

Benny Cruz Zapata

MEXICO

"Ya no aguanto más, por eso estoy denunciando a mi marido, o mejor dicho, al hombre que fue mi marido, al sujeto que después de cinco años de matrimonio se ha convertido en mi peor pesadilla, en la persona que más me ofende, que más me agrede... de decirme gorda, vieja, fea y que ya no sirvo para nada, desde hace seis meses pasó de los empujones a los golpes... lo que es peor, ya no le importa que mis dos hijos vean cómo me maltrata... por eso es que ya no quiero saber nada de él, anoche no sólo me jaló de los cabellos, sino que me agarró a patadas porque llegó borracho como a las tres de la mañana y quería que le diera de cenar, cuando no había ni un huevo en el refrigerador".

 

Con la pena de un ojo morado y la huella de los dedos de Juan Martínez Ramos, su esposo, en ambos brazos, María Consuelo López Hernández, a sus 28 años de edad, le duele y le avergüenza su situación:

 

"Qué más quisiera yo no andar en esto, que Juan volviera a ser el hombre que siempre respetó a la familia, no entiendo qué le pasó, porque mentiría si dijera que llevó toda una vida de malos tratos, eso empezó hace poco, cuando perdió el trabajo que tenía en una tienda, y como no encontró más se metió de ayudante de albañil, y los 600 pesos que saca a la semana a veces no se 'acompletan' ni para dar las tres comidas, y yo no puedo trabajar porque mis hijos están en la escuela, entonces toda la carga es para él, por eso pienso que la agarra contra mi".

 

En su informativa ante la Agencia Especializada en Violencia Familiar y Delitos sexuales a cargo de la Lic. Romeli Alvarado ha signado demanda, no es la única, ya que de acuerdo al reporte que se tiene, tan solo en esta agencia en los primeros seis meses del año, se han registrado 250 denuncias, un promedio de 20 a 50 casos mensuales, de los cuales están relacionados con el abuso en el consumo de alcohol, los problemas económicos, entre otros.

 

En éste contexto están por llegar a Tamaulipas los Talleres y cursos de masculinidad, los cuales serán manejados por la Dirección Jurídica del Instituto Tamaulipeco de la Mujer, la cual está a cargo de la licenciada Angélica Resendez.

 

De acuerdo a la información proporcionada por la licenciada Yoliria Joch González, titular del ITM, este tipo de talleres de masculinidad serán dados a los hombres que están relacionados con situaciones de violencia familiar, y el esquema a manejarse será en estricto respeto a su identidad, esperando que la experiencia que se ha tenido en otras entidades se repita en Tamaulipas y los hombres una vez que asistan a tomar el taller se involucren en la lucha contra la violencia, lo que en otras partes se lleva a cabo a través de redes solidarias en donde ellos toman la voz y la acción en el combate a la violencia que se da en el seno de la familia.

 

Los talleres que están por llegar a Tamaulipas forman parte del trabajo institucional en contra de la violencia familiar que se vive en el país, estando enfocados a que el sector masculino vean el problema que con asesoría puede tener solución.

 

En programas establecidos se hace referencia a que el término violencia remite al concepto de fuerza, y éste implica un ejercicio del poder para resolver conflictos (situación de confrontación, luchas, quejas, etc., es decir, situaciones en las que por lo menos dos factores se oponen entre sí).

 

Se dice que las relaciones violentas dentro de la familia muestran que cualquier miembro de la familia puede ser agente o víctima, independientemente de su sexo y edad. No obstante, las cifras estadísticas son elocuentes en el sentido de señalar al adulto masculino como quien más frecuentemente utiliza las distintas formas de abuso (físico, sexual o emocional), y a las mujeres y los niños como destinatarios más comunes de dicho abuso, ocasionándoles algún tipo de daño (físico, psicológico, económico, etc.).

 

Esto lo confirma la licenciada Romeli Alvarado.

 

En teorías que se manejan respecto al fenómeno de violencia masculina dentro de la familia tienen a ubicar la violencia doméstica como secundaria a trastornos psicopatológicos individuales, al abuso de alcohol o de drogas, o a factores económicos. En consecuencia, se estereotipaba al hombre violento dentro del cuadro de enfermedad, alcoholismo o carencia.

 

Sin embargo, hay investigaciones que afirman que las formas violentas de relación son el producto de identificaciones con un modelo familiar y social que las define como procedimientos aceptables para la resolución de conflictos.

 

Existe todo un imaginario colectivo, significados culturales como mitos, creencias, prejuicios, etc., que remite a veces implícitamente y otras de manera explícita a una solución agresiva frente a ciertas circunstancias, lo que posibilita el desencadenamiento de la violencia para la solución de conflictos. Esto facilita que los miembros con poder en un sistema humano crean que su forma de ver y comprender el mundo a través de sus creencias sean verdades absolutas, que hay que defender a cualquier precio, incluso dañando o destruyendo otros seres humanos.

 

A nivel general el tratamiento del maltratador y su recuperación, los cuales son tan necesarios como darle tratamiento a la víctima, sobre todo si tenemos en cuenta que un tercio de las mujeres maltratadas que acuden a terapia deciden no separarse de sus parejas y que por lo tanto están en situación de riesgo mientras no se consiga recuperar a los agresores.

 

El objetivo de alcanzar el cese de la violencia y recuperación del equilibrio emocional, a través de la prevención, orientación y contención.

 

Se ven entre otros temas:

  • Aliviar los síntomas.
  • Fomentar la salud mental de sus participantes.
  • Cambiar las relaciones interpersonales, facilitando la expresión verbal; enseñar a relacionarse con los demás; potenciar las características personales favorables.
  • Facilitar la comprensión de los demás y de las propias dificultades.
  • Atender con interés y comprensión logrando la comunicación
  • Observar la comunicación verbal y no verbal (gestos, actitudes, movimientos, posturas, etc.)
  • Evitar la censura, la actitud punitiva o culpabilizadora
  • Facilitar la expresión de sentimientos interviniendo, preguntando y/o estimulando el desahogo.
  • Aclarar falsos conceptos y/o prejuicios

 

FUENTE:
En Línea Directa/Municipios/Ciudad Victoria

http://www.enlineadirecta.info/nota-58586-Hombres_llamados_a__la_lucha_contra_la_violencia.html

 

     


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.