Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

HABLE CON SUS ALUMNOS SOBRE EL ALCOHOL

Publicado por daniel 20/06/2008 17:06 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

La tristeza se detecta en la escuela

Mariana Otero

ARGENTINA

"La crisis es un estado emocional que nos hace entrar en un cuarto oscuro, que no queremos hacer nada". La reflexión de una alumna de una escuela pública de la provincia de Córdoba resume el sentimiento de muchos adolescentes que transitan el secundario con lógicas crisis emocionales a cuestas, rodeados de "tentaciones" y de desconfianza en la autoridad de los adultos.

 

Pero, en ocasiones, a la crisis de crecimiento se le suman otros factores que derivan en depresión o tristeza que si no se detectan a tiempo, pueden ser fatales. "Cuando un adolescente pide ayuda con sus actitudes y no lo saben comprender puede caer en una profunda depresión; la persona queda marcada de por vida; me siento identificada", remarca otra estudiante.

 

Una investigación de la UNC en cuatro escuelas de nivel medio de Córdoba capital y el departamento Colón, ubicadas en contextos de bajo nivel socio-económico y cuyos alumnos son considerados "grupos de alto riesgo", revela que, en promedio, el 25 por ciento de los estudiantes encuestados presenta síntomas depresivos. Y más alarmante aún: entre el 15 por ciento y el 22 por ciento pensó alguna vez en suicidarse.

 

Los testimonios son parte de las conclusiones de un estudio realizado por el equipo docente de la materia Psicopatología de la Adolescencia de la Facultad de Psicología de la UNC, publicado en el libro Adolescencia. Promoción de salud y resiliencia, coordinado por la psicóloga especialista en adolescentes, Griselda Cardozo. Las reflexiones de los alumnos son parte de un proyecto de escuelas promotoras de salud (que en la mayoría de las instituciones aplican hace cuatro años), con líderes adolescentes que estimulan y trabajan en la difusión de conductas para prevenir adicciones, violencia o depresiones (ver "Aprender a decidir..."). La idea es que los chicos trabajen desde la escuela junto con la comunidad, bajo la tutela de docentes y estudiantes de la UNC y con el compromiso de los directores de las instituciones.

 

Para ello, adolescentes y profesores reciben capacitación para detectar e intervenir en situaciones de riesgo. "Pensamos que capacitar a los chicos iba a ser mucho más efectivo que trabajar nosotros como adultos con los mismos adolescentes", explicó Cardozo, titular de la cátedra impulsora del proyecto.

 

La propuesta se basa en conceptos promovidos internacionalmente por la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud. El objetivo, explica Cardozo, es que la comunidad escolar se comprometa en acciones de capacitación para que la escuela reconozca situaciones de riesgo a las que se hallan expuestos muchos jóvenes.

 

Para conocer de qué se trata, el equipo docente de la cátedra de la Facultad de Psicología realizó una investigación en 2004 y 2005 entre 382 alumnos de ambos sexos del CBU y el Ciclo de Especialización de los establecimientos en cuestión para conocer a qué situaciones de riesgo y a qué factores de protección están expuestos los adolescentes. El trabajo fue premiado por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), en las 13ª Jornadas de Investigación y 2º Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur.

 

Los resultados del estudio dan indicios sobre el sentir adolescente. En relación a las conductas adictivas, los chicos aseguran que consumen preferentemente alcohol y tabaco, admiten haber concurrido borrachos o intoxicados por drogas a la escuela y el 12 por ciento, en promedio, dice adquirir las sustancias en la institución escolar. Se inician sexualmente entre los 12 y los 15 años y revelan que la escuela no les brinda seguridad. Por otra parte, son numerosos los casos de chicos que intentan autoagredirse y presentan sintomatología depresiva.

 

Violencia. Los alumnos consultados señalan que en el último año han sido víctimas de bromas o gestos obscenos por parte de sus compañeros (40,1 por ciento en Córdoba; 48 por ciento en Saldán y 45 por ciento en Río Ceballos), y de burlas por su aspecto, religión, sexo o forma de hablar (33,3 por ciento en Córdoba; 40 por ciento en Saldán y 36,3 por ciento en Río Ceballos).

 

Depresión y conductas autoagresivas. De los alumnos encuestados, el 29,4 por ciento de una de las escuelas del departamento Colón presentó sintomatología depresiva; es decir que respondió afirmativamente a la pregunta de "si habían dejado de realizar actividades casi todos los días durante dos semanas o más por sentirse muy tristes y desesperados durante los últimos 12 meses". De igual manera respondió el 23,3 por ciento de los chicos de Córdoba. Por otra parte, el estudio indagó sobre la idea o intención de los alumnos de quitarse la vida. Entre el 15 por ciento y el 22,4 por ciento de los adolescentes de las escuelas encuestadas pensó en suicidarse en los últimos meses. El 2,5 por ciento de los jóvenes que intentó suicidarse en las cuatro localidades recibió tratamiento médico.

 

Seguridad en la escuela. La escuela como ámbito de pertenencia es percibida como un factor de riesgo o de protección, según el nivel de comunicación y participación de los distintos integrantes. En el estudio se observa que la mayoría de las respuestas reflejan dudas sobre el sostén que realmente puede aportarles la institución. El 53,5 por ciento de los chicos de la escuela de Río Ceballos (el 49,3 por ciento de Saldán y el 47,5 por ciento de Córdoba) respondió que en la escuela no se siente "seguro ni inseguro". Estos datos pueden asociarse con las respuestas obtenidas al investigar sobre la relación docente-alumno. El 53 por ciento de los chicos que concurre a una de las instituciones del interior refirió que "a veces" los docentes tratan a los alumnos de forma justa. De igual modo responde el 46 por ciento de los jóvenes de la escuela de Córdoba.

 

Adicciones. Las sustancias que consumen los adolescentes son variadas. El mayor consumo es de alcohol y tabaco en las cuatro instituciones. Las drogas consideradas ilegales aparecen en menor proporción. No obstante, en la escuela de Río Ceballos, un 47 por ciento de los alumnos dice consumir otra droga ilegal. El consumo de inhalantes (10 por ciento) es mayor en la escuela de Córdoba que en las del interior así como el consumo de marihuana (15 por ciento).

 

Según los encuestados, las sustancias provienen en primer lugar del vecindario y en igual porcentaje dicen no saber. Pero también la droga se consigue en la escuela (13 por ciento en Río Ceballos y 12,5 por ciento en Córdoba), en fiestas, y a través de amigos. "Se fuma por impotencia, para olvidar problemas, divertirse un poco, para despabilarse de los mambos, y también porque sí, sin una razón", explicaba un alumno.

 

Consumo en la escuela. La investigación revela, además, que los alumnos admiten beber alcohol o consumir drogas en la escuela. En la institución de Córdoba, el 5 por ciento dice haber concurrido alcoholizado uno o dos días, y el 4,2 por ciento más de dos días. Después de haber consumido la marihuana, el 0,8 por ciento de uno a dos días a la semana y el 2,5 por ciento, de tres a nueve días. Los datos son similares a la cantidad de jóvenes que confirma haber estado borracho o intoxicado con drogas en el aula. No obstante, la mayoría de los alumnos responde no haberse presentado en ese estado a la escuela. En Jesús María, el ciento por ciento de los chicos responde que nunca asistió en esas condiciones. Por otra parte, los adolescentes admiten que sus pares inciden en el consumo y que es más fácil decir "no" a un amigo que ofrece drogas que si invita alcohol.

 

En relación a los problemas que puede causar el uso de alcohol u otra droga, un gran porcentaje de los jóvenes de las cuatro escuelas, remarca que el consumo lo llevó a tener peleas con otros jóvenes (en la escuela de Río Ceballos, el 17 por ciento), no realizar tareas escolares (18 por ciento) y tener sexo no deseado o sin protección (12 por ciento).

 

Uno de los factores de riesgo y causa de inicio al consumo de sustancias es el modelo que reciben de los adultos. Los alumnos señalan que "muchos" y "la mayoría" de los alumnos que conocen consumen alcohol (57 por ciento en promedio), marihuana (5,5 por ciento en promedio), cocaína (4 por ciento en promedio).

 

Para los chicos, el consumo de sustancias es utilizado para demostrar "rebeldía, o para desahogarse, para hacerse ver" o simplemente porque "les gusta tomar". "Alivia momentáneamente y luego los problemas siguen estando en el mismo lugar". "La droga sirve para despabilarse, desconectarse un rato de los quilombos...", admiten algunos de los chicos.

 

Conducta sexual. Los datos indican que el 47 por ciento de los alumnos de la escuela de Córdoba tuvieron relaciones sexuales; el 35 por ciento en Saldán, y el 50 por ciento de Río Ceballos. La investigación revela que la mayoría de los chicos se inicia sexualmente a los 15 años (en la escuela de Saldán el 13,3 por ciento) , aunque muchos lo hacen a los 12 (el 5,3 por ciento en la misma institución). Entre el 13 por ciento y el 23,3 por ciento ha mantenido relaciones sexuales con más de dos personas.

 

El 8 por ciento de los alumnos de la escuela de Córdoba dijo haber estado o dejado embarazada a su pareja. Por el contrario, en la institución de Jesús María refieren no haber pasado por esa experiencia.

 

FUENTE:
El Refugio/Articulo de opinión

http://el-refugio.net/acoso-escolar/blog/index.php?itemid=305

 

 

     


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.