Página de Inicio E-Mail
Contenido sindicado

Buscador:
 
 
 
Usuario: Password:
Recordar Contraseña|Registrarse >>

QUÉ ES LO QUE LA ESCUELA PUEDE HACER

Publicado por daniel 30/05/2008 06:39 / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo

De la salud pública a la salud comunitaria y de la salud escolar a las escuelas promotoras de salud

Sergio Meresman

URUGUAY

Si bien todas las escuelas dedican un tiempo a atender las cuestiones de salud (es decir, procuran trasmitir los conocimientos y ofrecer los recursos necesarios para evitar las enfermedades) encuentran que la salud no es fácil de enseñar: es necesario vivirla. Este es el principal compromiso que hacen las Escuelas Promotoras de Salud: no se proponen enseñar la salud sino facilitar oportunidades para experimentarla y aprehenderla. En este artículo, me propongo revisar el itinerario que va de la "salud escolar" a las "escuelas promotoras de salud" como un modelo que señala el recorrido posible que lleva de la salud pública a la salud comunitaria.

 

De la Salud Escolar a las Escuelas Promotoras de Salud

 

En Uruguay existe una larga historia de cooperación entre las escuelas y los programas de salud. Se trata de una colaboración sustentada en una realidad evidente: solo un niño sano está en condiciones adecuadas para aprender y aprovechar plenamente de la escuela. No solamente la salud es necesaria para aprender sino que existe además una relación reciprocamente beneficiosa, ya que está comprobado que las personas con mas años de escolaridad tienen mejores herramientas para proteger su salud y alcanzar una mayor calidad de vida.

 

Esta interdependencia entre salud y educación, ha sido demostrada en numerosas investigaciones y existe ya una abundante evidencia científica y empírica que permite observar relaciones y correlaciones mutuamente constructivas entre salud y educación.

 

Sin embargo, la lógica que se desprende de este análisis no ha evitado que a menudo se establezca una relación asistencialista y vertical entre las escuelas y los profesionales de salud. Esta relación suele privilegiar un enfoque restringido de la salud escolar y promueve en las escuelas un rol pasivo y receptivo hacia campañas e iniciativas que provienen del sector sanitario. Esto sucede cuando los programas de salud escolar priorizan exclusivamente las necesidades puntuales del sector salud y dejan de lado la posibilidad de una integración oportuna y eficiente de sus acciones con los objetivos y actividades que la escuela tiene previstos en su propio plan educativo.

 

Se deriva así en actividades esporádicas (charlas, campañas, controles de salud) que no toman en cuenta las lógicas escolares, los tiempos institucionales y las prioridades/oportunidades que sin duda existen en la cotidianeidad de la escuela. Se pierde así la posibilidad de "agregar valor" educativo a estas acciones, utilizándolas como espacio para la participación activa de los niños en la identificación de factores de riesgo y la promoción de comportamientos saludables que son determinantes en el largo plazo.

 

La superación del modelo tradicional de la "salud escolar" por una estrategia de Escuelas Promotoras de Salud implica articular las dimensiones curativas, preventivas, y promocionales que son necesarias para el desarrollo integral y saludable de niños y niñas.

 

 

Salud, Educación y Desarrollo Infantil

 

Las escuelas han ido consolidándose progresivamente como un espacio de comunicación e integración entre diversas estrategias sectoriales y políticas públicas en el nivel local, vinculándose así al desarrollo de sistemas de atención primaria y Municipios Saludables. En la medida que los cambios sociales, los procesos de descentralización y las herramientas de gestión educativa logran ir adecuándose unos a otros, las escuelas se consolidan como un punto de encuentro entre las familias, sus necesidades y las redes de servicios y propuestas para el desarrollo local.

 

Es cierto que esta nueva realidad implica mayor complejidad en las escuelas y a menudo recarga el trabajo de los equipos directivos y docentes. Articular la tarea educativa con la implementación de programas alimentarios, de protección y promoción social o la gestión de emprendimientos comunitarios junto a las familias, requiere sin dudas de energías y recursos adicionales. Sin embargo, en la medida que la escuela es capaz de integrar estas acciones a su proyecto educativo y acotar (en función de sus capacidades y objetivos específicos) los aportes que es capaz de hacer al desarrollo de los niños, las niñas y la comunidad, aparecen herramientas y oportunidades nuevas que enriquecen el proceso de enseñanza-aprendizaje y aportan al trabajo de la escuela recursos colaborativos multisectoriales.

 

El concepto de "desarrollo integral del niño y de la niña" es el que mejor engloba los principios desde los cuales se propone potenciar el desarrollo de puentes entre las políticas municipales y las Escuelas Promotoras de Salud. Un programa de desarrollo integral del niño y la niña en edad escolar:

 

    » Considera a la salud como fuente de bienestar y desarrollo de la persona y no como la mera ausencia de enfermedad.

 

    » Utiliza todas las oportunidades disponibles (formales y no formales, institucionalizadas espontáneas) para desarrollar procesos de aprendizaje y promover estilos de vida saludables.

 

    » Empodera a los niños y niñas para que tomen partido y participen en el control de los factores de riesgo y a favor de la salud.

 

    » Promueven el vínculo entre escuelas, comunidad, familias y servicios locales de salud y desarrollo social.

 

    » Promueven el desarrollo y la protección de ambientes saludables para los niños, niñas y sus familias.

 

En esta perspectiva debe tenerse en cuenta que la edad escolar es clave en la historia de niños y niñas y que la escuela tiene un papel constitutivo en la elaboración de los saberes y las habilidades que permiten tomar decisiones saludables cuidando lo mejor posible de sí mismos y de todos. Es en la infancia (y muy particularmente en la edad escolar) en donde se moldean las preferencias, costumbres y estilos personales de cada persona En la síntesis de las experiencias y vivencias de los años escolares, el niño y la niña adquirirán y construirán las capacidades subjetivas, cognitivas y motrices que determinarán en gran medida su capacidad futura para ser y estar en el mundo.

 

Es por ello, que cuanto más integrales y sostenidas son las intervenciones para promover el desarrollo de pautas de autocuidado y estilos de vida saludables, más positivos y duraderos son sus efectos.

 

A partir del concepto de desarrollo integral del niño y de la niña, los programas de promoción de salud en la escuela representan no solamente una oportunidad de coordinación intersectorial al servicio de una mayor eficacia en la prevención y detección temprana de las enfermedades infantiles, sino la oportunidad de crear entornos propicios al desarrollo de estilos de vida saludable, la promoción de ciudadanía y estimulo a los factores protectores de la vida y la salud.

 

 

¿Que puede hacerse hoy por la salud desde la escuela?

 

Es necesario señalar de forma categórica que la responsabilidad de la escuela por la salud es importante, pero que la promoción de salud en la escuela debe contribuir siempre a su rol especifico, que es la enseñanza. Para ello es fundamental que las actividades de promoción de salud no compitan con la planificación escolar sino que se integren a ella, aportando al mejoramiento de la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje y contribuyendo a mejorar variables educativas directas e indirectas, tales como la asistencia a clase, la participación de las familias, el rendimiento y la motivación de los niños y niñas o el compromiso del equipo docente.

 

Cuando la promoción de salud en la escuelas se integra al proyecto educativo y procura resolver situaciones prácticas y relevantes de la vida cotidiana, contribuye a cumplir el rol esencial de una institución educativa: formar integralmente a los niños y y niñas, transtiendo saberes socialmente significativos.

 

Abordada de una manera creativa e innovadora, la planificación de estrategias de protección y promoción de la salud en la escuela permite re-significar el vinculo existente entre las instituciones educativas, los niños, sus familias y la comunidad toda.

 

Las "puertas de entrada"

 

La salud es un bien social que se construye, se vive y se disfruta en el marco de la vida cotidiana. Esto resulta especialmente cierto en el caso de la salud de los niños y niñas en edad escolar: la amplia mayoría de ellos disfrutan en su cotideaneidad de numerosas experiecias vinculadas a la salud. Por lo tanto, una educación orientada a sostener y motivar el desarrollo de estilos de vida sanos, debe abordarse no como algo abstracto sino en relación directa con esta cotidianeidad.

 

La vida escolar, tanto como la vida cotidiana en los hogares y comunidad, ofrece diariamente oportunidades para informarse y aprender sobre los temas de salud. No pasa un solo día sin que algún tema vincuado a la salud aparezca entre las noticias nacionales o locales. Investigar acerca de estos problemas y sus "determinantes", construir una "visión" acerca de cómo sería una escuela o comunidad más saludable y establecer los pasos a dar por cada uno de los actores involucrados, son los ingredientes de un plan de trabajo a partir del cual empieza a gestarse un proceso de promoción de salud.

 

La puerta de entrada a un proyecto de promoción de salud en la escuela comienza entonces identificando un problema (o aspecto vinculado a la calidad de vida) que resulte significativo para la escuela y que se desee modificar. Es importante que el tema y la propuesta de cambio resulten atractivos para los niños y niñas y viables en función del contexto adonde se va a trabajar.

 

En el contexto de nuestro país, y a partir del análisis de los factores que con mayor intensidad estarán influenciando las perspectivas de salud de l@s niñ@s y jóvenes, algunas áreas de acción pueden señalarse claramente como prioritarias para la educación para la salud en las escuelas:

 

    • Desarrollo de hábitos de higiene personal: es necesario atender especialmente a los riesgos vinculados con la posible emergencia y reemergencia de enfermedades transmisibles, principalmente en los grupos sociales mas vulnerables. La promoción de hábitos de higiene personal debe, naturalmente, ir acompañada de la provisión de servicios básicos de agua y saneamiento en las escuelas. Su importancia, se vincula con la necesidad de prevenir enfermedades infecciosas y parasitarias que han aumentado en su frecuencia (enfermedades de la piel, pediculosis) así como de proteger la salud oral. Se trata de abordar estos problemas desde un enfoque de promoción de salud, enfatizando aspectos de índole subjetivo determinantes como autoestima.

 

    • Impulso de vida activa y promoción de nutrición saludable: es necesario contrarrestar la creciente prevalencia del sedentarismo y sobrepeso en la población uruguaya. Se trata de factores de riesgo determinantes en el desarrollo de enfermedades crónicas que representan una de las principales amenazas a la salud en Uruguay.

 

    • Desarrollo de "habilidades para la vida": promover las habilidades sociales, emocionales y cognitivas que protegerán al niño y la niña de problemáticas emergentes como el abuso de substancias adictivas (alcohol, tabaco y drogas), respaldarán decisiones responsables respecto de la afectividad y la sexualidad y facilitarán comportamientos prudentes en relación a accidentes y violencias.

 

    • Promoción de ambientes saludables: En nuestro país, los niños y niñas viven hoy en un ambiente que es radicalmente distinto a aquél en que han crecido las generaciones anteriores. Mientras que el desarrollo económico y un mejor comportamiento sanitario ha conducido a una reducción de la morbi-mortalidad infantil, para miles de niños y niñas el deterioro ambiental y el aumento de la pobreza implica condiciones de vida cada vez más hostiles y desprotegidas. La salud de l@s mas pequeñ@s es, además, más susceptible que la de los adultos a los efectos del deterioro ambiental, y puede considerarse un sensible "indicador ambiental" en la medida que refleja rápidamente (a través de problemas respiratorios, de piel, irritación de los ojos, etc.) los niveles de riesgo y deterioro.

 

Los "ingredientes"

 

El enfoque de Escuelas Promotoras de Salud procura combinar elementos como la información y el desarrollo de conocimientos y habilidades, junto a otros de tipo comportamental tales como el desarrollo de ciudadanía activa y la participación en programas que busquen el mejoramiento de las condiciones de vida de los niños, la escuela y su comunidad.

 

El desarrollo de una Escuela Promotora de la Salud tiene en cuenta cuatro componentes esenciales:

 

    • Educación para la salud, basada en las necesidades e intereses de los alumnos en cada etapa de su desarrollo y acorde a las características individuales, culturales y de género. Procura integrarse de manera permanente y transversal al currículum, y seguir una lógica secuencial y progresiva.

 

    Utiliza metodologías participativas y constructivas, busca ir mas allá de la mera información y fortalecer el desarrollo de las "competencias" ("saber hacer") que se requiere para tomar decisiones favorables a la salud .

    Procura encontrar estrategias sostenibles y adecuadas para que el equipo docente logre involucrarse en el proyecto de promoción de salud sin que esto implique un esfuerzo o tarea adicional. Se busca que la promoción de salud permee en todo lo posible el plan de trabajo de los maestros, tanto a nivel del curriculum explícito como del curriculum "oculto".

 

    • Desarrollo de ambientes y entornos saludables, referido tanto a los espacios físicos (que deben estar limpios y ser estructuralmente adecuados) como al entorno institucional (que debe ser emocional y psico-socialmente sano, seguro, libre de agresión y violencia verbal, emocional o física).

 

    El ambiente institucional y físico de la escuela es un factor esencial: debe reflejar los comportamientos que se intenta promover, a través de entornos físicos e institucionales que los valoren e incentiven. Las Escuelas Promotoras de Salud procuran los medios para crear y mantener ambientes y entornos que refuercen la salud de quienes aprenden, enseñan y trabajan en la escuela, incluyendo acciones de promoción de la salud para el personal docente y trabajadores administrativos y de mantenimiento, así como actividades de promoción de la salud con las asociaciones de padres y con organizaciones de la comunidad.

 

    • Acceso a redes de servicios colaborativos de salud y protección social, de manera de detectar y prevenir integral y tempranamente los problemas de salud y las necesidades de asistencia, garantizando una adecuada alimentación y controlando los principales factores de riesgo.

 

    Se pretende que fortaleciendo el vínculo de la escuela con servicios municipales ya existentes, se fortalezca la capacidad de escuelas para dar respuesta a las necesidades alimentarias, de asesoría y consejería psicológica, de prevención de la violencia y el maltrato, de acceso a deportes y recreación, etc. En muchos casos, la integración a estas redes permite el desarrollo de pequeños emprendimientos productivos tales como huertos escolares en el marco del proyecto escolar de salud y como forma de hacer mas sustentables y significativas las acciones de la escuela.

 

    • Participación, las Escuelas Promotoras de Salud procuran "empoderar" a todos los que participan del proceso y facilitar su involucramiento en la toma de decisiones, fomentando así la construcción de ciudadanía y democracia solidaria. El de participación no es solo un componente esencial del enfoque de Escuela Promotora de Salud, sino un elemento transversal que recorre los tres anteriores y al que debe prestársele especial atención.

 

¿Cómo comenzaron las Escuelas Promotoras de Salud?

 

En América Latina, las Escuelas Promotoras de Salud han sido impulsadas por la Organización Panamericana para la Salud (OPS/OMS) como una respuesta multisectorial a la necesidad de integrar y coordinar políticas públicas en favor de la infancia y adolescencia. Su fin ha sido definido como el de "formar futuras generaciones que dispongan del conocimiento, habilidades y destrezas necesarias para promover y cuidar su salud, la de su familia y comunidad, así como de crear y mantener ambientes de estudio, trabajo y convivencia saludables".

 

Desde el lanzamiento formal de la Iniciativa en 1995, se ha comprobado el potencial de las escuelas para transformarse en comunidades saludables. Mas recientemente, se ha conformado en una Red Latinoamericana de Escuelas Promotoras de la Salud, llevándose a cabo tres reuniones regionales desde entonces. Este proceso de construcción y consolidación de la Red busca convertirse en un espacio para el intercambio de ideas, de recursos, de experiencias a la vez que alimenta la mística y el entusiasmo de las escuelas participantes.

 

¿Y cómo se reconoce una "Escuela Promotora de Salud"?

 

Muchas veces nos cuesta definir cuándo, porqué y cómo una escuela se convierte en "Promotora de Salud". De alguna manera, todas las escuelas que son sanas, son un poco "promotoras de salud". La diferencia es quizás que sólo algunas de estas escuelas, alcanzan a explotar plenamente ese enorme potencial, a través de un trabajo sistemático y sostenido.

En términos generales, decimos que las escuelas que cuentan con un edificio seguro y confortable, con agua potable e instalaciones sanitarias adecuadas, y una atmósfera positiva para el aprendizaje, que fomentan el desarrollo saludable de los niños y que promueven aptitudes y actitudes positivas hacia la salud, se consideran "escuelas promotoras de la salud". Sin embargo, se ha desarrollado y adaptado un sistema de "indicadores" que puede resultar de utilidad a las escuelas y municipios para contar con parámetros y formular metas a cumplir.

 

A partir de la experiencia recogida por la Red Latinoamericana, se han establecido pautas que permiten fijar metas y acreditar a una escuela como "promotora de salud". El proceso de acreditación de las escuelas propone requerimientos mínimos y fexibles, que deberán ser validados en cada caso al ámbito local y oportunamente certificados por un ente neutral.

 

¿Cómo se construye una escuela promotora de salud?

 

    a. Movilizar, sensibilizar, involucrar a niñas, niños, docentes, padres y madres de familia: todos pueden contribuir al desarrollo de una escuela promotora de salud.

 

    b. Conformación de un equipo gestor/coordinador: en el que estén representados todos los estamentos de la comunidad educativa asi como las personas o instituciones de la comunidad que vayan a colaborar con el proyecto.

 

    c. Elaboración del diagnóstico escolar de salud: mediante entrevistas, discusión de materiales informativos, encuestas, etc. en un proceso de investigación y consulta activa, se escogen los temas más significativos a la vez que se establecen prioridades y metas.

 

    d. Elaboración de un plan operativo: detectados y priorizados los aspectos que se desea modificar, se establecen los objetivos, estrategias, actividades, responsables, tiempos de ejecución, recursos, indicadores y "socios" que se procurará comprometer en la gestión de soluciones. El plan de trabajo podrá estar formulado como un Proyecto de Mejoramiento y Desarrollo Educativo y debe incluir la previsión de resultados tangibles así como los indicadores que darán cuenta de su logro.

 

    e. Desarrollo de redes: es enriquecedor para el trabajo de las escuelas poder intercambiar sus experiencias con otras instituciones en el municipio. El desarrollo de Redes Municipales de Escuelas Promotoras de Salud permitirá compartir recursos, sumar motivaciones y encontrar objetivos conjuntos en los que las escuelas contribuyan al desarrollo de un Municipio Saludable.

 

    f. Monitoreo y evaluación: el equipo gestor/coordinador deberá organizar periódicamente el seguimiento de las acciones planificadas determinando problemas, dificultades, adelantos y logros.

 

 

Criterios para acreditar a una Escuela Promotora de Salud

 

Proceso de planificación

 

La escuela debe reunir por lo menos tres de los siguientes elementos:

» Documento de compromiso con el desarrollo de la iniciativa

» Grupo de trabajo (gestión y coordinación hacia dentro y fuera de la escuela) conformado y en el que estén representados todos los sectores de la comunidad educativa.

» Evaluación de las necesidades o documento con plan de acción por al menos un año.

» Inclusión del programa de salud escolar en el plan de acción de la comunidad, el proyecto educativo institucional o el plan anual de clase.

 

Actividades de Promoción de Salud

La escuela debe reunir por lo menos tres de los siguientes elementos:

» Alimentación sana (a nivel del kiosco escolar, los refrigerios y el comedor escolar)

» Actividad física (énfasis en la carga horaria de la educación física, recreación y deportes). Adecuación de los espacios físicos destinados al juego y el deporte de niños y niñas.

» Estimulo a factores psicosociales protectores de la salud (afectividad, desarrollo de habilidades para la vida, relaciones interpersonales)

» Prevención del uso de tabaco, alcohol y drogas a través del compromiso por espacios libres de humo, desarrollo de actividades recreativas, etc.

» Promoción de la salud bucal (instalación de cepilleros, actividades educativas)

» Ambiente escolar sano (cuidado y mejoramiento del espacio físico, participación en proyectos de mejoramiento ambiental, desarrollo de ecoclubes)

 

Participación

La escuela debe lograr la participación activa de al menos tres de los siguientes grupos involucrados:

» Personal administrativo

» Maestros

» Niñas y niños

» Padres y madres de familia

» Representantes de la comunidad

» Instituciones vecinas

» Instituciones vinculadas al proyecto de Municipio Saludable

Basado en la Red Chilena de EPS

 

Bibliografía de Referencia

 Cerqueira Maria Teresa, (1997): "Promoción de la Salud y Educación para la Salud, retos y expectativas", Hiram Arroyo y Maria Cerqueira editores, Editorial de la Universidad de Puerto Rico

Colomer, Concha y Meresman, Sergio; Competences for Health Promotion, a paper commissioned by the European Masters in Health Promotion, sin publicar.  

Guattari, Felix (1976); La Transversalidad, en "Psicoanálisis y Transversalidad", Buenos Aires, Siglo XXI

Lachinian, Aramis y Meresman, Sergio, (2003); Educación para la Vida y el Ambiente, Manual para Maestros, ANEP-MECAEP, Uruguay

Meresman, Sergio (1999); "Los Diez que van a la Escuela : Programación de Estrategias de Salud y Nutrición Escolar en América Latina el Caribe"; Departament of Human Development, LCSHD Paper Series Nº 37S; Washington; The World Bank; Pan American Health Organization.

Meresman, Matsudo, Peruga, Nieves (2001), "Coaliciones multisectoriales en Salud: el caso de Agita Sao Paulo", Organización Panamericana para la Salud, en prensa.

Nutbeam, Don (1998); Health Outcomes and Health Promotion- Defining Succes in Health Promotion, Health promotion and World Bank Projects: Policy and Practice, Washington 1998

Organización Mundial de la Salud, (1997) Promoting Health Through Schools, Technical Report Series 870

Organización Mundial de la Salud, (1996) Improving School Health Programmes: barriers and strategies, WHO/HEP/HPR/96.2

Organización Panamericana para la Salud, (1999) "Planificación local participativa: metodologías para la promoción de la salud en America Latina y el Caribe"

Restrepo Helena, Málaga Hernan, (2001), Promoción de Salud: cómo contruir una vida saludable, Editorial Médica Panamericana, Colombia

Vázquez Navarrete, María L. (1999); Enseñanza de Habilidades para Vivir en Colombia: Estudio de un caso; Washington 1999, Banco Mundial y Organización Panamericana de la Salud.

Sergio Meresman

Magister en Salud Comunitaria, (Universidad de Liverpool, Inglaterra)

Responsable Area Salud, Proyecto MECAEP

 

FUNTE:
InLATINA/Promocion de la Salud/Artículos Nuevos

http://www.inlatina.org/promocion/salud-comunitaria.php

 

            


Publicado por Fisac 9:06 AM / 0 Comentarios Ver nota completaEnviar nota a un Amigo
Comentarios:
Comparte con nosotros tus inquietudes Email

 
 




Siguenos a través de:


 
  Derechos reservados © 2006 Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.